martes, 17 de octubre de 2017 11:47
Sociedad

¿Hay mala praxis en el hospital de Bellvitge?

|

Un trabajador de Bellvitge informó en noviembre al conseller Boi sobre graves irregularidades que estaban teniendo lugar en la realización de pruebas en Bellvitge como protocolos de actuación en pruebas de TAC sin control de los facultativos y por parte de personal que carecía de formación o que por falta de personal no se llegasen a realizar pruebas urgentes e incluso que se había ordenado alterar historiales médicos. Segun publica El Confidencial desde entonces la situación sigue siendo la misma de hace unos meses y el trabajador que denunció las irregularidades ha sido premiado con un presunto boicot a su contratación.

El conseller derivó tal denuncia a los responsables del Instituto Catalán de la Salud (ICS), quienes no han movido ficha desde noviembre, yq ue la situación sigue siendo la misma. Pero la alerta ya estaba dada: entre la documentación aportada por el trabajador figuran correos electrónicos internos de la subdirectora médica del hospital ordenando modificar un informe clínico para evitar posibles complicaciones. Asimismo, existen correos con la relación de pacientes "a los que se ha realizado angio TAC's con contraste sin conocimiento ni supervisión de ningún facultativo".

Especialmente reveladora es una comunicación del director del programa de Neurorradiología, Amadeo Muntané, a un técnico que realizaba análisis sin control. Una copia de esta comunicación fue enviada a varios trabajadores más del centro. El doctor le decía al técnico que había dado órdenes para reconducir la situación tras enterarse de la mala praxis que se estaba haciendo. "He sido yo personalmente quien la he tomado [la decisión] al comprobar que tus acciones, como hacer diagnósticos médicos, discusión clínica con médicos peticionarios de TAC, hacer TAC sin previo aviso con ningún médico, etcétera, hubiera podido desembocar en una situación comprometida no sólo en relación al funcionamiento del departamento, sino incluso en relación a una infracción legal".

En otra de las comunicaciones, fechada el 29 de octubre del año pasado, se detallan los tratamientos que se están aplicando con los pacientes del centro. Y en los estudios realizados con algunos, se aplicaba un protocolo sorprendente: los contrastes (pruebas para detectar agentes cancerígenos) se estaban realizando con 25 mililitros de CTE. Fuentes del propio hospital reconocen que lo normal es utilizar 100 mililitros, puesto que cuanto menos se emplee, más difícil es la detección de la enfermedad. En los correos electrónicos quedó constancia del nombre y apellidos de cada uno de los 30 pacientes a los que se habían aplicado estos protocolos. A otros 26 pacientes, la dosis aplicada fue de 55 mililitros.

El 6 de noviembre, el jefe del servicio de Radiodiagnóstico, Fernando Fernández, comunicaba a sus colaboradores: "Hoy he vuelto a recibir quejas por existencia de protocolos anómalos en las bombas de inyección de contraste como en los propios aparatos de TC. Me preocupa particularmente que estas decisiones se tomen sin tener en cuenta el criterio de los facultativos. Debemos tener una reunión para valorar si existe un problema y cuál es su origen".

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil