domingo, 22 de octubre de 2017 15:56
Opinión

La casta del PSOE eligió a su Secretario General

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

He seguido el Congreso del PSOE, como la mayoría de los españoles, a través de los diarios digitales, de la televisión y de la radio.

He seguido el Congreso del PSOE, como la mayoría de los españoles, a través de los diarios digitales, de la televisión y de la radio. Como desde la Transición he vivido en directo muchos de los anteriores, en los que Felipe González dimitía y volvía luego para arrasar y quedarse varias legislaturas en las que, el que se movía no salía en la foto, hasta que el gal y la corrupción envió al desierto de la oposición a los socialistas, del que solo pudieron regresar cuando un desconocido llamado José Luis Rodríguez Zapatero les llevo de la mano de nuevo a la Moncloa, con monstruoso atentado incluido y suicidio político del PP, algo que no habían podido conseguir ni el sindicalista Joaquín Almunia, ni el inteligente Josep Borrell, que se tuvo que ir de la secretaría general por la puerta de atrás, curiosamente, por un lío con Hacienda, del que, años después, supimos bastante más, por las sentencias condenatorias que sufrieron quienes se olvidaron de sus obligaciones y compraban pisos a buen precio a cambio de inspecciones a la carta.

Ayer domingo, los delegados socialistas, los mismos de siempre, han elegido a un economista guaperas y buen orador como Secretario General. Se llama Pedro Sánchez y ha decidido comenzar su andadura, apoyándose en la fortaleza actual de la Federación andaluza que sumada a la del PSC hace que todo se haya votado por un 80 por ciento de las papeletas de los asistentes al Congreso. Conclusión: Está bien lo que bien acaba, que es lo que parecen decirse los dirigentes de la calle Nicaragua que, para subirse al carro del poder, han obviado que "la mayoría de los militantes de base del PSC habían votado a Eduardo Madina", ese candidato que no ganó este Congreso y al que han machacado en estas jornadas congresuales "vetando" a la mayoría de hombres y mujeres que habían colaborado en la campaña de las primarias. ¡Y eso que representaban el 38 por ciento de los militantes! A Miquel Iceta y a los suyos les ha dado igual lo que hayan dicho en las urnas los compañeros de Catalunya. Ellos solitos se echaron en los brazos de la Presidenta de Andalucía, y a ésta y a Pedro Sánchez se les olvidó pedirles cuentas por lo se había votado democráticamente en casa nostra. ¡Que bien!

Al final, los que pagaron los platos rotos fueron el propio Madina, las Federaciones asturiana y gallega y por supuesto, los de izquierda socialista que habiendo hecho unas primarias magníficas se quedaron donde estaban, que es en el honroso papel de figurantes, que es el que les ha correspondido por haber impedido, dividiendo el voto, que Madina sea el nuevo Secretario General. A los que les guste el futbol les sonará mucho esta estrategia, puesto que fue la que llevó a Jose Luis Núñez a la Presidencia del Barça. Cuando la prensa de entonces pensaba que ganaría Ferran Ariño, no acabó así, porque los votos de las peñas se los llevó un tal Nicolás Casaus, quien tras las famosas elecciones, se pegaría a Núñez hasta el final de sus días. Así se escribe la historia y así se sigue repitiendo inexorablemente.

Por lo demás, en la Ejecutiva uno sigue sin ver a la gente de la base, solo hay cargos públicos: senadores, diputados, alcaldes y concejales, o sea, como dirían los de Podemos: la casta. Y si eso no lo cambian los grandes partidos, seguirá derivando en la gente hacia una irreprimible sensación de hastío y desinterés, por mucho que lo critiquen últimamente los que no quieren perder su seguro de vida en el partido, en los distintos parlamentos o en los Ayuntamientos de turno. Es la política como profesión y no como servicio a la gente.

Finalizamos. Pedro Sánchez Pérez-Castejón, 42 años, madrileño, economista y padre de dos hijos comienza su andadura en el PSOE y dice que quiere sacarnos de la crisis con nuevas ideas. Ojalá tenga suerte, porque cualquiera que solo lo intente, merece que todos le prestemos atención, incluso los que somos por edad, bastante escépticos.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil