miércoles, 23 de agosto de 2017 02:47
Sociedad

Cae una organización que comercializaba mercancía robada a camiones

|

Los Mossos d'Esquadra han desmantelado un grupo criminal dedicado a comercializar mercancía robada a camiones de gran tonelaje a través de un entramado de empresas pantalla, que solo en 2013 facturó fraudulentamente 1,5 millones de euros.

Según la policía catalana, en la operación, que se inició en 2013 y que ha culminado el 3 de julio de este año, han sido detenidas cuatro personas e imputadas otras tres --seis hombres y una mujer de entre 26 y 57 años-- por los delitos de blanqueo de capitales, falsificación documental y varios delitos contra el patrimonio.

En el desarrollo de la operación, coordinada por el Juzgado de Instrucción 3 de Sabadell (Barcelona), se realizaron cinco registros en viviendas y empresas de Barcelona, Vilanova i la Geltrú (Barcelona) y Reus (Tarragona), recuperando 23 toneladas de mercancía robada.

La organización, que contaba con un testaferro y 13 empresas pantallas, estaba especializada en recibir cargamentos de camiones robados, buscar un comprador entre empresas dedicadas a la chatarra y venderla utilizando facturación falsa.

La última carga sustraída que la policía ha podido recuperar han sido 265 cajas de cambio de vehículos nuevas, valoradas en más de 500.000 euros, que estaban almacenadas en una empresa chatarrera de Reus, procedentes de un robo perpetrado en Terrassa (Barcelona).

La investigación policial, llevada a cabo por la Unidad Central de Blanqueo de Capitales y el Área de Investigación Criminal de la Región Metropolitana Norte de los Mossos, constató que vendían los productos a partir de diferentes sociedades sin actividad mercantil aparente, que servían para dar cobertura legal aparente a estas operaciones.

ENTRAMADO "SOFISTICADO"

Además, a través del estudio de los movimientos bancarios, los investigadores probaron que la trama simulaba flujos de dinero en las empresas para simular operaciones comerciales que en realidad no existían.

Los Mossos han logrado establecer "la relación inequívoca" entre el producto vendido por la trama al cliente final y el robo inicial, pese a que la mercancía pasaba por numerosas sociedades e intermediarios antes de llegar a su comprador.

El testaferro que había diseñado el entramado, que cobraba por sus gestiones una importante comisión, tiene antecedentes por hechos similares y trabajaba con un gran número de clientes que habitualmente solicitaban sus servicios.

La organización utilizaba diversos canales de distribución e intermediarios que podían actuar de forma independiente o coordinada, en función de las dificultades para colocar la mercancía de forma segura, han indicado los Mossos.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil