martes, 12 de diciembre de 2017 20:32
Opinión

Ja n´hi ha prou

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

A mí no me extraña, pero hay gente que piensa que es una casualidad muy curiosa que la Hacienda Pública se destape ahora con datos precisos sobre los "presuntos" cobros de facturas ficticias por parte de la esposa de Oriol Pujol en el llamado caso de la ITV y que, el mismo día, un diario de tirada nacional especializado en "periodismo de investigación", ¡toma ya!, nos vuelva a relatar con pelos y señales las investigaciones de los inspectores de Montoro sobre las andanzas empresariales del hijo mayor del ex President Pujol que, no son menores, ni discretas.

A mí no me extraña, pero hay gente que piensa que es una casualidad muy curiosa que la Hacienda Pública se destape ahora con datos precisos sobre los "presuntos" cobros de facturas ficticias por parte de la esposa de Oriol Pujol en el llamado caso de la ITV y que, el mismo día, un diario de tirada nacional especializado en "periodismo de investigación", ¡toma ya!, nos vuelva a relatar con pelos y señales las investigaciones de los inspectores de Montoro sobre las andanzas empresariales del hijo mayor del ex President Pujol que, no son menores, ni discretas.


¿Ha decidido el gobierno Rajoy celebrar la convocatoria del 9 de Noviembre a su manera y con detenidos de renombre entre la familia convergente, o lo de la familia Pujol y sus negocios es pura coincidencia de calendarios políticos y judiciales? Como en estas cosas hay que mojarse, les diré que a mí la coincidencia dichosa se me antoja, como mínimo, casi como sospechosa y hasta "imprescindible" para los que son firmes e irresponsables partidarios del famoso "choque de trenes", del que esperan muchas cosas para sus particulares intereses y muy poco para el de todos los pacíficos ciudadanos. Si, además, todo este embrollo de corruptelas, llega acompañado de la convocatoria anticipada de elecciones generales con la "santa invocación", también por " casualidad", del inminente peligro de ruptura de la unidad de España, y además aquí nuestros gobernantes nos dicen que también hay que acudir a las urnas para dilucidar "plebiscitariamente" lo de la independencia del país, pues entonces no lo duden: "entre todos la mataron y ella sola se murió".


¿Para qué no pasara "nada" habría que impedir que los Pujol se fueran de rositas, como ya pasó con lo de Banca Catalana? Pues miren, no. Porque si a uno la sentencia de la Pantoja, por poner un castizo ejemplo, le pareció "un camelo judicial" impensable en un estado de derecho, el pasar también como de puntillas sobre las cosas que "unos y de otros" han cometido en Catalunya, no solo no es de recibo sino la palmaria evidencia de que en casa nostra, no todos somos iguales ante la ley y que el caso Palau es la mejor demostración de esta sospecha. Y con ese asunto, en el que" tanta gent honorable" ha puesto "presuntamente" la mano o ha mirado hacia otro lado, ya hemos rebosado los catalanes el vaso de nuestra ya muy reconocida paciencia, al tiempo que hemos dejado nuestra honorabilidad ante todo el mundo mundial a la altura del suelo. Vamos que: Ja n´hi ha prou de tanto "presunto" disfrazado de patriota y que ya toca con derecho a decidir o sin él, que la Justicia haga su trabajo y acabe de una puñetera vez de marear la perdiz.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil