domingo, 20 de agosto de 2017 04:11
Sociedad

Más de 200 personas se manifiestan fuera de los Juzgados de Palma donde son enjuiciados 44 estudiantes

|

Más de 200 personas se concentran a las afueras de los Juzgados de Vía Alemania de Palma en apoyo a los 44 estudiantes que han comenzado a ser juzgados en las dependencias judiciales por ocupar la Conselleria de Educación de Baleares, el 22 de mayo de 2012, para protestar contra los recortes del Govern en materia educativa.

En concreto, la Fiscalía solicita para siete de ellos un año y medio de prisión y seis meses para el resto.

Los manifestantes se han concentrado desde primera hora, a gritos de "Jo també hauria entrat" ("Yo también habría entrado") en medio de fuertes medidas de seguridad, con la presencia de varios furgones policiales y numerosos agentes. Entre los protestantes se encuentra Jaume Sastre, el docente que durante 41 días ha permanecido en huelga de hambre en contra de la política educativa del Ejecutivo balear.

En concreto, el Ministerio Público, a cuyo escrito de acusación tuvo acceso Europa Press, atribuye a todos los acusados un delito de desórdenes públicos mientras que a los siete para quienes pide una pena mayor les acusa además de un delito de lesiones. El Juzgado de lo Penal número 1 de Palma es el encargado de juzgarles.

Según postula la acusación, los estudiantes, junto al menos seis menores de edad, se congregaron ante la Conselleria tras ser convocados por la Asamblea de la Universitat de les Illes Balears (UIB) y "sin que nadie hubiese comunicado a la autoridad gubernativa la existencia de dicha convocatoria", tras lo cual accedieron, según el escrito, a la terraza del edificio para colgar una pancarta que rezaba 'Educació retallada, Conselleria ocupada'.

Posteriormente, relata la Fiscalía, los acusados, la mayoría de los cuales defendidos en la causa por el abogado Josep de Luis, entraron a las dependencias de la Conselleria, a los departamentos de nóminas, informática, servicio de educación primaria y secundaria, archivo e incompatibilidades, para después subir hasta la cuarta planta del edificio donde se hallaba el despacho del entonces conseller, Rafael Bosch.

No obstante, los estudiantes defienden que estuvieron en diversas dependencias de la Conselleria puesto que "nadie nos impidió el paso ni nos dijo que allí no se podía estar". Es más, una de ellas aseguró que los propios funcionarios "nos animaban a subir a la cuarta planta". "Entramos en el despacho del conseller, yo sabía que lo era, y tras ello algunos funcionarios nos impidieron salir, estando uno de ellos delante de la puerta" con ese fin, según recalcó la encausada.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil