martes, 26 de septiembre de 2017 18:19
Sociedad

Uno de cada cinco niños y adolescentes españoles padece algún problema de salud mental

|

Uno de cada cinco (20%) niños y adolescentes españoles padece algún problema de salud mental y entre el 1 y el 5 por ciento va a requerir asistencia y recursos altamente especializados.

Asimismo, se estima que la mitad de las patologías mentales graves e invalidantes que afectan a los adultos se inician antes de los 14 años, y más del 70 por ciento cuando todavía no han cumplido los 18.

Así lo ha destacado este jueves en rueda de prensa la psiquiatra Soraya Otero, de la Sección Infanto-Juvenil del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, con motivo de la celebración del 59 Congreso de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente (AEPNYA).

El encuentro lleva por lema 'Evolución de los trastornos mentales infantiles: ¿Cómo influye la prevención y la intervención?' y analizará, hasta el sábado los últimos avances y estrategias en la prevención y el tratamiento de estas patologías en niños y adolescentes.

Durante su comparecencia, la doctora Otero, presidenta del comité organizador del congreso, se ha referido también a la situación de Cantabria, que cuenta con 70.000 niños y adolescentes de hasta 17 años que se atienden en dos unidades específicas (Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil: USMIJ), dependientes de Valdecilla, en Santander, y del Hospital Sierrallana, en Torrelavega.

En la capital cántabra se realizaron el año pasado 1.344 valoraciones de casos nuevos y 8.728 consultas de tratamiento, según ha detallado esta psiquiatra, que ha señalado que en los últimos cinco años la demanda de asistencia de los problemas de salud mental en estas edades se ha triplicado en la región, sin que haya habido sin embargo "cambios en la dotación de recursos".

En este punto, ha indicado que el aumento "exponencial" de la demanda ha ido unido a mayores necesidades de coordinación con otros profesionales que atienden a estos pacientes, no solo del ámbito sanitario, sino también del educativo, de servicios sociales y judiciales.

"Los aspectos preventivos y de detección precoz son también claves, así como la dotación de nuevos recursos, necesidad que está bien documentada", ha añadido esta experta, para señalar que los aspectos prioritarios en el desarrollo del Plan de Salud Mental de Cantabria en los próximos cinco años son la creación de camas de hospitalización a tiempo parcial y completo, la dotación de una Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil para atender la comarca oriental, dependiente del Hospital de Laredo, y la dotación de profesionales para implementar la atención a los trastornos mentales graves en niños.

Falta de recursos

Al hilo de lo anterior, y en términos generales, Otero ha señalado que la "falta" de recursos y de personal sanitario especializado "retrasa" el acceso a la asistencia y tratamiento adecuado, lo que "empeora el pronóstico y frena las capacidades de desarrollo a unas edades muy sensibles", con el consiguiente "incremento en gasto sociosanitario y merma en la calidad de vida de estos niños y adolescentes".

Esta experta ha recalcado que incluso la legislación de ámbito internacional y nacional es "clara" en la exigencia de organizar la asistencia de las patologías mentales de niños y adolescentes de forma diferenciada a la de adultos, y de que las valoraciones y tratamientos sean realizados por personal "específicamente formado en la atención en estas edades".

Consenso e incidencia

Por su parte, la doctora Beatriz Payá, psiquiatra de la unidad especial de Valdecilla y vicepresidenta del congreso, se ha referido a la presentación del primer consenso nacional sobre los primeros episodios psicóticos en niños y adolescentes, que va a "marcar un hito" al constituirse como una herramienta de trabajo de aplicación generalizada para los psiquiatras infantiles de España.

Tras señalar que un primer episodio psicótico es la presencia por primera vez de sintomatología psicótica (existencia o sospecha clínica de delirios y/o alucinaciones), ha indicado que la prevalencia del primer brote psicótico en población infanto-juvenil es de 0,9 por cada cien mil habitantes a los trece años, índice que aumenta "significativamente" a 17,6 cuando a la edad de 18.

Impulsado por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM) del Instituto de Salud Carlos III, y realizado con la colaboración de Otsuka Pharmaceuticals S.A. y Lundbeck, el documento de consenso para los primeros episodios psicóticos tiene por objetivo homogeneizar criterios a la hora tomar decisiones sobre el diagnóstico y tratamiento en los primeros episodios psicóticos infanto-juveniles.

"Para ello, se ofrecen recomendaciones diagnósticas y terapéuticas en función de la fase del proceso asistencial y de las características idiosincrásicas de cada paciente", explica la doctora Payá, una de las expertas participantes en la elaboración de este documento.

Congreso

Durante el Congreso, se actualizarán las patologías más importantes en psiquiatría infantil, analizando factores predisponentes biológicos, genéticos y socio-ambientales e incidiendo en la prevención, en el diagnóstico e intervención precoz de las mismas.

Además, las nuevas tecnologías serán analizadas en una doble vertiente, como factor generador de patología, pero también como una posible herramienta de utilidad para la intervención en algunas de las patologías psiquiátricas infanto-juveniles, según ha explicado la doctora Payá.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil