lunes, 20 de noviembre de 2017 21:57
Opinión

El cambio vasco-navarro

Robert Pastor
Robert Pastor



En las comunidades autónomas del País Vasco y de Navarra -las dos entidades políticas del Estado español que los nacionalistas autóctonos consideran parte de Euskal Herria- los resultados de las europeas del pasado domingo se parecieron más a los de Cataluña que los del conjunto de España, pero con matices importantes y diferencias notorias entre los dos territorios.

En las comunidades autónomas del País Vasco y de Navarra -las dos entidades políticas del Estado español que los nacionalistas autóctonos consideran parte de Euskal Herria- los resultados de las europeas del pasado domingo se parecieron más a los de Cataluña que los del conjunto de España, pero con matices importantes y diferencias notorias entre los dos territorios.

En ambos casos aumentó la participación, pero no tan espectacularmente. Pasó, respectivamente y en relación al 2009, del 41,23 al 44,54 por ciento, y del 42,69 al 46,4% en el caso navarro.

La gran bajada de los partidos de ámbito estatal fue espectacular, pero también diferente. En la comunidad autónoma vasca el derrumbamiento de PP y PSOE fue similar. En cuanto a la formación de izquierda ha pasado de ser segunda fuerza, a fregar de la primera (PNB) en número de votos, a tercera, pero con casi la mitad de los votos y de porcentaje (13,78% para el 27,78 hace cinco años). El PP pasó de 117.057 votos y el 16,03% a 77.476 y el 10,21%, con el agravante de que se quedó sin escaño el candidato del partido de Rajoy por el territorio, el antiguo líder Carlos Iturgaiz.

En cuanto a Navarra, la participación aumentó también más de tres puntos (del 42,69 al 46,4%) pero UPN-PP logró mantenerse como el más votado, pese a caer los 76.629 sufragios (37,79%) a 53.764 (25,1%). En cambio, la catástrofe socialista se midió en una pérdida de más de la mitad de los votos, también del porcentaje (del 31,48 al 14,49%) y también de segunda fuerza más votada.

Los eufóricos a la hora de analizar resultados fueron PNV y los radicales de HB-Bildu que suman las cifras de las dos comunidades. Los nacionalistas tradicionales no perdieron el liderazgo en los tres territorios de la Comunidad Autónoma (CAV), a pesar de bajar poco más de un punto porcentual y poco más de 300 nos votos directos. Cuentan el incremento de casi 2.000 electores navarros, aunque no les sirve para avanzar desde el séptimo lugar relativo al que siguen. Y también el mantenimiento del escaño con pleno derecho de su candidata, la ex presidenta del parlamento autonómico Izaskun Bilbao.

Esta estabilidad, otra vez en coalición con CiU, ha sido garantizada por el apoyo absolutamente mayoritario en Vizcaya, el territorio histórico con un censo mucho más amplio que los otros dos, Álava y Guipúzcoa, donde se vio superado. Cuenta tenido que en los comicios internos se distribuyen los mismos escaños a cada una de las tres circunscripciones (25), es imposible hacer una transposición de los resultados, y en la cámara de Vitoria, donde seguiría estando la minoría más grande con este mismo nivel de apoyos.

La euforia también fue manifestada por Bildu. Esta vez, agrupado en una sola lista (en 2009 se presentaron dos, separadas, una de las cuales con ERC. Ganadores absolutos en Guipúzcoa y Álava, fueron segunda fuerza, con gran diferencia, en Vizcaya, y -por primera vez- en Navarra.

La gran distancia de los censos en número de electores, y la dispersión de votos en el caso navarro, marcaron otras diferencias cuando los minoritarios: en la CAV "Podemos" superó la marca territorial de Izquierda Unida (6,9 y 5,56%, respectivamente), mientras la "clasificación" tuvo orden inverso a la "comunidad foral", aunque con un empate técnico virtual, ambos por encima del 9%).

En síntesis, y en comparación con el Principado, el PNV aguantó el lugar preeminente donde gobierna, pero EH Bildu, sin llegar al liderazgo de ERC en Cataluña, ni el gran nivel de las últimas autonómicas, vuelve a mostrar su gran importancia relativa y homogénea en el mapa político.

Eso sí, mientras en la CAV, entre ambas formaciones alcancen una amplia mayoría absoluta de votantes, en Navarra se mantienen en el segundo plano. Siempre en detrimento de los dos partidos hasta ahora hegemónicos en los ámbitos estatal y territoriales.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil