martes, 19 de septiembre de 2017 22:30
Opinión

El Hotel de los líos

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Tendremos que acatar la sentencia del "Caso del hotel del Palau" aunque no nos guste, ya que la Justicia en Catalunya está pasando, en estos momentos, por una situación muy delicada. Las redes sociales, como era de esperar, se han sublevado contra la decisión de Sus Señorías porque la gente cree que esa misma Justicia no es igual para todos, sabia opinión que el que escribe este artículo comparte absolutamente.

Tendremos que acatar la sentencia del "Caso del hotel del Palau" aunque no nos guste, ya que la Justicia en Catalunya está pasando, en estos momentos, por una situación muy delicada. Las redes sociales, como era de esperar, se han sublevado contra la decisión de Sus Señorías porque la gente cree que esa misma Justicia no es igual para todos, sabia opinión que el que escribe este artículo comparte absolutamente.


A Fèlix Millet i Tusell y a Jordi Montull i Bagur les ha caído un muy modesto "pellizco penal" por su fallida hazaña hotelera: un año de cárcel para cada uno, y en el caso del Señor "Billet" una multa millonaria de 3 millones seiscientos cuatro mil ochocientos cincuenta y siete euros, que le ha debido doler más que si le cayeran otros dos años de presidio. A la cúpula municipal encabezada por el "mediático" dirigente socialista Ramón Garcia Bragado, los jueces les han dejado irse de rositas y les han devuelto con la absolución final, la honorabilidad perdida durante cuatro duros años de exposición mediática que les ha dejado exhaustos y malheridos para la función pública, por haber permitido que Montull, y sobre todo Millet, camparan a sus anchas por el Ayuntamiento de Barcelona buscando una licencia para un Hotel que nunca se construyó. No es de extrañar que, al conocer el fallo, el Señor Garcia Bragado se mostrara satisfecho porque todo hubiera acabado felizmente para sus intereses, ya que la que le pudo caer a petición del Fiscal no bajaba de los seis meses de cárcel, con la consiguiente inhabilitación de tres a siete años, además de la correspondiente multa. Todo un marrón que ha quedado sólo en un intento fallido para el Ministerio Público.


Visto lo que ha pasado, mucho nos tememos que al cotejarlo con la hemeroteca que los periodistas guardamos en nuestra memoria profesional, esta sentencia caiga dentro de la popular cita de que "llueve sobre mojado", porque los delitos de cuello blanco de los Señores de Barcelona, una vez más, no casan con el día a día judicial de la mayoría de los catalanes a los que los jueces mandan a la cárcel por sus tasas de alcoholemia, las discusiones con los mossos con pérdida de un ojo o las peleas en los bares de los confidentes policiales trasmutando la riña en homicidio frustrado porque así conviene, sin el menor rubor y con una contundencia injustificable, si comparamos estos tres simples ejemplos con la sentencia que acaba de dictar la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Barcelona que han presidido los magistrados Doña María Magdalena Jiménez Jiménez, Don Enrique Rovira del Canto y Don José Luis Ramírez Ortiz, que estoy seguro que esta noche, tras su acatada decisión, dormirán como auténticos angelitos, mientras los demás ciudadanos de a pie nos pillamos un monumental cabreo.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil