lunes, 18 de diciembre de 2017 09:56
Opinión

Que el Espíritu Santo los ilumine

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

El Partido Popular ha decidido que su Convención Nacional de Valladolid sea una reunión de amigos que se miran al ombligo y luego se van a sus casas tras la foto de familia, como si lo problemas internos y externos no existieran o estuvieran encauzados adecuadamente. Esa es la perspectiva "a priori" de Dolores de Cospedal y de todos aquellos barones a los que periodistas se les ha ocurrido preguntar por la marea negra que tiene atrapada estos días al diomedeidae fundacional tras el peligroso vertido del VOX en sus costas genovesas.

El Partido Popular ha decidido que su Convención Nacional de Valladolid sea una reunión de amigos que se miran al ombligo y luego se van a sus casas tras la foto de familia, como si lo problemas internos y externos no existieran o estuvieran encauzados adecuadamente. Esa es la perspectiva "a priori" de Dolores de Cospedal y de todos aquellos barones a los que periodistas se les ha ocurrido preguntar por la marea negra que tiene atrapada estos días al diomedeidae fundacional tras el peligroso vertido del VOX en sus costas genovesas.


A lo largo de los dos días que dura el congreso y, pese a los buenos deseos de unas y de otros, veremos en qué medida han afectado a los dirigentes populares las idas y venidas de sus ruidosos disidentes y también las no menos silenciosas ausencias de los muy ilustres cabreados, y también cómo van a vender temas tan al rojo vivo como son el aborto, la bajada del IRPF o las mismas cuentas fiscales que Montoro, diga lo que diga, sí va a tener que hacer públicas aunque no le gusten nada al Presidente extremeño. El mal llamado Contencioso de Catalunya, como es "vade retro" para la mayoría de los militantes y ejecutiva del PP, parece que tiene una hoja de ruta ya definida que se podría decir se parece mucho a la conocida estrofa del "Prietas las filas" o sea, al "Lánzate al cielo, flecha de España,/ que un blanco has de encontrar/ busca el Imperio, que ha de llevarte/ por cielo, tierra y mar". Amén.


Me espero, pues, mucho ruido y pocas nueces y, sobre todo, un cierre de filas en torno a un líder que nos dirá de nuevo que vamos a salir de la crisis, pero que se guardará mucho de enseñarnos sus estrategias para que los 5.896.300 de parados "reconocidos oficialmente" bajen en un año, de verdad, a los cinco millones, para quedar al final de la legislatura en los 4.422.359 de desempleados, que es la cifra que él de Pontevedra heredó laboralmente cuando sucedió al "irresponsable" leonés J.L. Rodríguez Zapatero.


Que Mayor Oreja esté triste y haya que "premiarle" con una embajada en Roma, o que Ortega Lara funde Vox, y que Vidal Quadras se vaya con él, a la mayoría de la gente nos deja en actitud catatónica, pero lo otro, que es lo gordo por la cantidad y la urgencia, junto a la mejora de la sanidad y los servicios sociales, por no volver a relatar de nuevo la larga lista de "peticiones del oyente", eso sí que "nos pone" pero que mucho, mucho, mucho? Y si Rajoy y los participantes en esta Convención Nacional no son capaces de decirnos algo nuevo sobre tan delicados asuntos, se harán así mismos las conocidas trampas del solitario, y lo que es peor: Todos los ciudadanos saldremos perdiendo.


Así que, si me lo permite la Conferencia Episcopal, desde aquí les deseo al partido del gobierno, muy religioso él, como bien han podido comprobar las españolas con los cambios introducidos en la ley del Aborto, lo mismo que se pide al Cielo cuando los cardenales se encierran en el Vaticano en el Conclave para elegir nuevo Papa: Que el Espíritu Santo los ilumine?

Manuel Fernando González
Editor y Director
www.catalunyapress.cat
www.pressdigital.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil