martes, 22 de agosto de 2017 09:24
Opinión

¿Qué ha pasado con Pedro J. Ramírez?

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

No me gusta hacer leña del colega caído aunque éste no se lo merezca, y además sabiendo que defenderse solo sí que sabe, con nocturnidad, alevosía, y singular pericia profesional. Pero es que no darse por enterado de la marcha de Pedro J. Ramírez de la Dirección de El Mundo y no escribir nada, es una falta de respeto a los lectores de nuestro diario, acostumbrados como están a que nos metamos a opinar sobre cuántos berenjenales se nos van presentando en nuestro quehacer diario.

No me gusta hacer leña del colega caído aunque éste no se lo merezca, y además sabiendo que defenderse solo sí que sabe, con nocturnidad, alevosía, y singular pericia profesional. Pero es que no darse por enterado de la marcha de Pedro J. Ramírez de la Dirección de El Mundo y no escribir nada, es una falta de respeto a los lectores de nuestro diario, acostumbrados como están a que nos metamos a opinar sobre cuántos berenjenales se nos van presentando en nuestro quehacer diario.


Así pues, valor y al toro, aunque escribamos estas líneas en tierra parlamentariamente anti taurina. Primero, lo que es obvio: No se va cualquiera de la dirección de un gran diario del que ha sido fundador, por lo que su marcha se presta a todo tipo de especulaciones. Sus enemigos, dirán que ésta se ha producido porque ha perdido en su pulso político con Rajoy y sus más o menos fieles dirigentes populares. Y los más ortodoxos en la gestión, lo enfocarán hacia la vertiente económica que nos dice que las pérdidas de UNEDISA no las aguanta ya ni el mismísimo Banco Central Europeo y que por lo tanto, la matriz italiana había que cambiar al capitán del barco sustituyéndolo, esos sí, por el primer oficial, para que el sustituido no armara más bronca que la imprescindible.


De ambas versiones, me quedo con el cuarenta por ciento de la primera, y un sesenta por ciento de la segunda, a riesgo de meter la pata hasta las orejas. Y me hago ese reparto, porque no acabo de creerme que un político puede derribar impunemente a un periodista de primer nivel y menos doblegar a un medio de comunicación, también, de primerísima línea editorial. Y quiero creerlo así, porque si no acierto, entonces es que esta profesión a la que me dedico desde hace cuarenta años está mucho peor de lo que yo suponía, que de por sí la he diagnosticado en la situación de coma inducido.


Pero, como quiera que además veo que la primera en todos los horarios radiofónicos, o es la SER quiere rebajarle el sueldo a todos sus trabajadores, que su matriz PRISA está en números rojo chillón, que el Grupo Godó prepara otro ERE, TV3 anda también en conflicto, que Vocento no sabe qué hacer con su ABC y busca una fusión urgente (¿será por fin con El Mundo?) y que, en líneas generales, todos los medios de comunicación, en nuestros respectivos niveles, las estamos "pasando putas", por decirlo en lenguaje coloquial alto y claro, es por lo que pienso que el componente económico, porque estamos hablando de ampliaciones de capital de 500 millones de euros, ha tenido mucho que ver en la decisión que se ha tomado.


Y segundo, lo que sí también parece bastante evidente es que a Pedro José, a partir del día en que deja el sillón, se le van a aparecer en su caminar por el desierto todos los muertos vivientes que ajustició en el pasado que, sumados a los oportunistas de turno, le van a tratar de crucificar cuanto puedan y donde les dejen, que serán muchos más "medios afines" de los que ahora existían.


Este periodista, en estos momentos hará lo mismo que hizo cuando era el baranda de la antena de ONDA CERO y se produjo aquel polémico incidente en PROTAGONISTAS con el Ministro Corcuera, tras el cual, todos "sus amigos tertulianos de entonces" se abrazaron al cuello del polémico Ministro del Interior y le dejaron indignamente solo delante de su esposa, la conocida diseñadora Agatha Ruiz de la Prada, que no comprendía nada y se pilló un monumental enfado. Entonces recuerdo claramente, y nunca lo he contado, me pegué a ambos y decidí, cosa que no acostumbraba hacer con nadie, a acompañarlos con respeto y afecto solidario hasta la puerta de la radio, aunque afectiva ni profesionalmente teníamos ninguna relación, porque entendí, en aquella ocasión, que mi famoso colega había perdido por KO una batalla dialéctica y que los que le rodeaban, muy conocidos todos ellos, le habían abandonado vergonzosamente a su suerte... Como luego quedó demostrado aquel mal día, no le hizo perder la guerra y en ella ha continuado hasta este jueves 31 de Enero en que, a las 14 horas, su empresa decidió cesarle.


Por cierto, y para concluir: ¿Recuerdan Vds. lo que pasó tras su también polémica e histórica marcha de Diario 16 cuando también era un director estrella? Pues, ya saben lo que ahora puede volver a ocurrir?

Manuel Fernando González
Editor y Director
www.catalunyapress.cat
www.pressdigital.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil