lunes, 21 de agosto de 2017 12:29
Opinión

Este país necesita más mareas

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Las acciones de la Marea Blanca han funcionado. De momento, la privatización de la sanidad pública madrileña ha quedado en lista de espera, tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que decidió suspender cautelarmente el proceso de "externalización" de los servicios sanitarios, porque otros servicios como la limpieza, lavandería, entre otros, ya están privatizados y las personas que trabajaban en ellos han indo a parar a la lista del paro.

Las acciones de la Marea Blanca han funcionado. De momento, la privatización de la sanidad pública madrileña ha quedado en lista de espera, tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que decidió suspender cautelarmente el proceso de "externalización" de los servicios sanitarios, porque otros servicios como la limpieza, lavandería, entre otros, ya están privatizados y las personas que trabajaban en ellos han indo a parar a la lista del paro.

La constancia, la responsabilidad y sus manifestaciones semanales por las calles madrileñas, durante muchos meses, han sido los elementos que han hecho retroceder al gobierno de González, con dimisión incluida del responsable de la sanidad de la capital española. Profesionales conscientes de lo que estaba pasando y de lo que podía llegar a pasar, porque no olvidemos que hay muchísimos profesionales sanitarios, de todos los ámbitos, que aman su profesión y están por la labor de una sanidad pública , de calidad y para todos. Pero no han estado solos durante este tiempo de lucha, sino que, los ciudadanos se han unido a las reivindicaciones para denunciar la situación de la sanidad madrileña, que año tras año, ha ido perdiendo calidad, han aumentado las listas de espera, los fallecimientos, las denuncias por la espera en cualquier especialidad. La unión hace la fuerza, está claro. Pero esta situación de lucha constante sin decaer en ningún momento ha sido ejemplar y espero que algunos aprendan.

Aquí, en Catalunya, el mundo sanitario empezó, en su día, a manifestar públicamente su malestar por la situación en la que se encuentra la sanidad catalana; recortes, cierre de plantas, despidos, agrandar la lista de espera, aumento del 5% de la mortalidad y un largo etc., pero se han casado muy pronto ¿ por qué?. Creo que no hay una sola razón, sino muchas. Los llamados sindicatos de clase no tienen mucha implantación y si la tienen, se ha cansado pronto, o tienen otros intereses... El Sindicato de Médicos que representa a una amplia mayoría de los médicos, ha tirado la toalla y sólo ocasionalmente, en nota de prensa sacan la cabeza para decir alguna cosa. Los sindicatos de enfermería, tres cuartos de lo mismo. Las plataformas de usuarios ¿dónde están?, ¿existen? . Lo cierto es que, nos hemos vuelto una sociedad conformista, poco reivindicativa y muy dada a la crítica, pero solo de "boquilla". La comodidad, la pereza y sobretodo el miedo ha convertido a la gente en estatuas de sal. Esta es una mala situación, pero no en todas partes sucede esto, como hemos podido comprobar.

Los mares de cualquier color han de ser el motor del cambio. Sí, del cambio de actitud, del cambio de modelo político y del cambio de sistema, en el que los dirigentes de este país se han quedado con nuestro voto en propiedad y con el derecho a hacer lo que quieran sin tener en cuenta a sus votantes. Debemos pedir responsabilidades y explicaciones a los que nos dirigen. Estamos en un país en el que los políticos piensan que los ciudadanos estamos para servirles a ellos, cuando la realidad es la contraria. A ver si cunde el ejemplo de la "Marea Blanca "madrileña. La resignación es la frustración de las personas.

Carmen P. Flores
Periodista

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil