viernes, 18 de agosto de 2017 10:59
Opinión

Fonteta y el descafeinado del Bar Cleries

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Se fue Rosell y vino Rajoy acompañado de medio PP, dejando a los suyos campar "dialécticamente" a sus anchas mientras Artur Mas le cedía de forma inteligente todo el protagonismo, incluso en TV 3 donde el Presidente del Gobierno Español tuvo un trato inusual y sorprendente, tanto en continente como en contenido

Se fue Rosell y vino Rajoy acompañado de medio PP, dejando a los suyos campar "dialécticamente" a sus anchas mientras Artur Mas le cedía de forma inteligente todo el protagonismo, incluso en TV3 donde el Presidente del Gobierno Español tuvo un trato inusual y sorprendente, tanto en continente como en contenido. Y es que el Molt Honorable sabe que cuanto más duras sean las criticas del Ejecutivo español, más adeptos consigue para sus fines independentistas. Al menos, es lo que pensamos los que estamos en medio de este fuego cruzado de políticos imprudentes. Un articulo memorable del gran Josep Maria Pou en El Periodico de hace unos días, les explicaría mejor que este periodista quiere decir, si tienen la paciencia de encontrarlo en la fácil hemeroteca de Google.

Para rematar, los que mandan, especialmente en el mundo empresarial, celebraron su especial comida de caridad y de concordia de la mano de Luis Conde un empresario convergente que, dicen, aspira a heredar el prestigio de los suquets de Pere Portabella que siempre serán recordados como un foro de encuentro y del diálogo que nunca debía haberse perdido. El espíritu de Fonteta, es de momento solo un embrión, cerrado a las cámaras, de lo que podría llegar a ser un encuentro en serio entre las dos partes contendientes que siguen circulando por la misma vía a toda velocidad, dispuestas a encontrarse violentamente, salvo que alguien consiga desviarlos a tiempo.

Con tanto meneo político de la derecha estatal y autonómica, el socialismo catalán ha pasado un fin de semana tranquilo, que buena falta le hacía .Y como la casualidad no descansa nunca, ésta hizo que el pasado viernes entrara a tomarme un descafeinado con mi compañera de toda la vida en el Bar Cleries del carrer Valencia. Allí estaban tomándose unas tónicas cuatro de los integrantes del sector crítico encabezados por un Ignasi Elena, que a primera vista hacia de líder. No me reconocieron, afortunadamente, por lo que puede adentrarme por unos minutos en su vida sin pretenderlo.

Les noté un tanto desmoralizados y hasta sentí por ellos una cierta ternura que nada tiene que ver con "los palos" que les he dedicado desde esta misma columna en las últimas semanas. Me pueden los perdedores, son mi debilidad, sobre todo, si luchan por el poder, aunque sea para beneficiar a un tercero. Esperan que les expulsen del PSC en un par de meses y según parece ese dia tenía que encontrarse con ellos un tal Jaume que, mientras nos tamos el café no apareció. ¿Alguien de la ejecutiva socialista que está haciendo el doble juego?¡ Vaya Vd. a saber!. No diré más nombres porque el oficio de un periodista no es el de actuar de cotilla y menos cuando hay tantas cosas en juego. Por si no me creen los interesados diré que eran las 16,15 horas y que guardo el tiquet de aparcamiento y el sobre del azúcar del Bar como prueba de este divertido encuentro no buscado. Lo que pudimos escuchar los dos periodistas involuntariamente lo guardaremos como si de un secreto de confesión se tratara. Palabra.

Manuel Fernando González
Editor y Director
www.catalunyapress.cat
www.pressdigital.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil