lunes, 21 de agosto de 2017 01:04
Opinión

Estadistas en el PSC

José Rodríguez
José Rodríguez

El PSC hoy va a pasar un momento amargo. La estrategia de Pere Navarro de querer dar un golpe de fuerza orgánica y de imponer un NO en la votación del Parlament sobre la solicitud del Parlament al Congreso de los Diputados de la competencia para poder realizar consultas tiene efectos negativos para el propio PSC.

El PSC hoy va a pasar un momento amargo. La estrategia de Pere Navarro al querer dar un golpe de fuerza orgánica y de imponer un NO en la votación del Parlament sobre la solicitud del Parlament al Congreso de los Diputados de la competencia para poder realizar consultas tiene efectos negativos para el propio PSC.

Las voces más razonables dentro de los "leales" a la dirección del PSC como pueden ser Jaume Collboni o Sabaté, que abogaban por votar abstención en la votación de hoy, han quedado tapadas por la intransigencia de Navarro y Lucena. Sabaté y Collboni han dado voz a los muchos cuadros del PSC que votaron con la mayoría en el pasado Consell Nacional pero que en los pasillos reconocían que ese era un mal resultado y una peor solución.


El PSC tiene una mayoría que no es soberanista, pero que cree que el proceso en el que está Catalunya no se puede responder sólo desde la solución Rubalcaba-Navarro, que se queda corta. Esa mayoría no soberanista pero capaz de seguir defendiendo desde el catalanismo una postura de reforma del estado que no sea pura retórica tiene voces, tiene representantes, y no son hoy por hoy Pere Navarro. Collboni, que está trabajando su perfil para las primarias de Barcelona y que entiende que la ciudad de Barcelona requiere un candidato con miras más abiertas que lo que ofrecería la visión de Navarro-Lucena, entiende que el PSC no puede dar la apariencia de ser la versión "PSOE en Catalunya". Sabaté que ya lo advirtió en el Consell Nacional, a la que se han sumado personas de peso como Núria Parlón.

Por otro lado a los soberanistas del PSC se les ha lanzado a los leones. Ros se ve obligado a dimitir de diputado antes de votar en contra de sus principios y de la disciplina de voto de su primer secretario. Rocío Martínez se ve obligada a votar en contra de sus principios pero dimitir de la ejecutiva, no puede hacer otra cosa sin liquidar sus opciones para presentarse a las primarias de Barcelona ya que si la escena de que expulsen a una de las principales aspirantes en Barcelona se produjera las primarias de Barcelona se van a tomar viento, y entiendo su postura y la respeto. Geli, Natius y Núria Ventura seguramente tengan que votar en contra de la mayoría del grupo y la estrechez de miras de Navarro-Lucena, algo que provocará su expulsión.


Por eso, los que para mí son los más valientes, osados y con la cabeza más clara del PSC, la gente de las JSC de Barcelona le han pedido a Navarro que el PSC se abstenga. Por todo esto no entiendo la obcecación, más allá de querer mostrar "fuerza", de Navarro y de su núcleo más próximo, para mantener el voto negativo a la solicitud de transferencia de competencias de consultas. La votación es casi irrelevante en lo formal, pero su obcecación va a provocar que el PSC se rompa. Sí, cierto que el Consell Nacional le avala, pero es que el error nace de no poder encontrar una posición de consenso, error que aparece por la obcecación de Navarro y su núcleo inmediato y la necesidad de una parte del aparato del PSC de "pasar cuentas".

Es curioso que dentro del PSC haya personas tan distintas, nada sospechosas de díscolas y de soberanistas que hayan intentado que el PSC tomara otra decisión, y que el dúo Navarro-Lucena sea tan incapaces de entenderlo. Hoy es un día amargo para el PSC porqué puede provocarse una profunda factura interna y porqué en un tema esencial como el derecho a decidir nos van a alinear con el PP o Ciutadans, sin poder saber muy bien que nos diferencia de ellos. Pero tiene lecturas positivas, dentro del PSC hay gente con mucha más visión política, tanto del sector soberanista, Ros, Nàtius, Núria Ventura o Rocío Martínez, como del sector no soberanista como Sabaté, Núria Parlón o Jaume Collboni. Y no son los únicos, fuera del grupo parlamentario también hay talento. Si sobrevivimos a esta, cosa que no sé si lo lograremos, el PSC tiene futuro.

Una virtud tiene la miopía de Navarro y Lucena, es que están obligando a demostrar la visión más estratégica de quienes no están en su entorno más inmediato.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil