domingo, 20 de agosto de 2017 21:21
Politica

Alberto Fernández  cuestiona la "distorsión" del Centre Cultural El Born y su coste

|

El presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha cuestionado este miércoles el Centre Cultural El Born, inaugurado el pasado septiembre, porque supone una "distorsión" de la historia y su puesta en macha ha tenido un coste que ve demasiado elevado.

En una conferencia que ha hecho en este equipamiento, bajo el título 'Otra historia de Catalunya', el dirigente popular ha asegurado que sólo la adecuación del edificio y la restauración arqueológica ha costado 74 millones de euros, a los que hay que añadir otros gastos, como la exposición temporal (400.000 euros), y su gestión propiamente dicha, puesto que prevé para su primer año un déficit de dos millones.

Fernández Díaz ha enumerado algunas de las partidas que ve excesivas, como 18.000 euros para un sistema de protección contra las palomas, 70.000 por el mástil que aguanta la bandera que mide 1.714 milímetros y 7.000 por la anilla que lo rodea.

Precisamente, y también sobre el número 1.714, el año en que tuvo lugar la caída de Barcelona en la Guerra de Sucesión, Fernández Díaz ha asegurado que 1.714 son las pesetas que equivalen a los 10,3 euros que cuestan este año el abono T-10 de transporte público de una zona.

"HISTORIA QUE NUNCA EXISTIÓ"

Fernández Díaz ha cargado contra la manera con la que el Centre Cultural El Born presenta a sus visitantes la Guerra de Sucesión ya que silencia que quienes murieron en la caída de Barcelona lo hicieron "gritando 'Viva el Rey de España".

"Nos presentan una historia que nunca existió y una Catalunya irreal. Se tiene que justificar el presente, aunque sea con un descarado ejercicio de ingeniería social" y de adoctrinamiento, ha lamentado el dirigente popular.

Tras calificar la exposición como aburrida y decepcionante ante el elevado número de consignas que se repiten, ha asegurado que es del todo erróneo analizar los hechos de 1714 como "una lucha de los catalanes frente a los españoles, del mismo ahora que el presidente Artur Mas lucha contra España".

Lo que es claro de la Guerra de Sucesión es que quienes mandaban en Catalunya querían "pactar con el Rey Felipe para mantener sus privilegios, pero no tenían suficiente y pensaron que con el aspirante Carlos lo tendrían mejor".

"Apostaron mal y perdieron. Pero continuaron con sus privilegios, y quien resultó realmente dañado fue el pueblo, el que siempre paga los platos rotos", lo mismo que sucede ahora, ha apostillado.
Según Fernández Díaz, las ruinas del Born son patrimonio de todos los catalanes, sea cual sea su ideología y sentimientos de pertenencia, y ha añadido: "No aceptaré que se pretenda que se sea más catalán por compartir la distorsión de la historia".

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil