miércoles, 16 de agosto de 2017 15:20
Opinión

Tarragona dice: No, gracias

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Andan los rumores haciendo de las suyas entre los ciudadanos de Tarragona, quienes, con su alcalde a la cabeza, no entienden qué pasa con lo de las armas químicas de los sirios que, "dicen", se ofrece a destruir una empresa de Constantí, al lado mismo de la ciudad más bella del mundo, cuando en Roma mandaban los emperadores.

Andan los rumores haciendo de las suyas entre los ciudadanos de Tarragona, quienes, con su alcalde a la cabeza, no entienden qué pasa con lo de las armas químicas de los sirios que, "dicen", se ofrece a destruir una empresa de Constantí, al lado mismo de la ciudad más bella del mundo, cuando en Roma mandaban los emperadores.


Y esa maléfica noticia, apenas desmentida por la Moncloa y poco denunciada por el Govern de la Generalitat, nos tiene a algunos con la mosca tras la oreja, porque si algo le faltaba al sur de Catalunya, era verse involucrada en un tema tan polémico como éste, cuando sus habitantes todavía no se han recuperado de los sustos que les han tenido con el alma en vilo y grietas en las paredes de sus casas, provocadas por los terremotos del silo del Castor, que todavía la semana pasada escenificó dos pequeños "meneos" que asustaron de nuevo a la gente y les hicieron acordarse de la familia de Don Florentino Pérez y también de la de los dirigentes políticos que le dieron tantas facilidades al Prócer de ACS para emprender tan desatinado proyecto de almacenamiento "antinatural" en nuestras costas a cargo del bolsillo del contribuyente.


Ya sé que Obama es mucho tela para Rajoy y que los expertos dicen que no hay ningún peligro en la manipulación y posterior destrucción de este veneno sirio, pero uno, que desconfía de los que afirman ser "voces expertas", apuesta decididamente por el "envío" de este paquete asqueroso a otras latitudes, como ya pasó con la propuesta anterior de almacenamiento de los residuos nucleares de toda España, porque Tarragona ya tiene bastante con las nucleares que "adornan" su paisaje y también con la industria petroquímica que soporta, que ya ha consumido con creces su particular cuota de contaminación y de riesgo real para la población.


Dejemos pues que sean "otros" los que se beneficien de este contrato y preocupémonos de que la noticia desaparezca de las páginas digitales de nuestros diarios, porque si se confirma el contenido de la misma, a más de un dirigente catalán que "solo" habla en público del derecho a decidir habrá que pedirle responsabilidades políticas por haber permitido que se consume semejante "atropello" manteniendo la boca cerrada en un momento en que lo que hay que es cabrearse para defender los intereses de todos los catalanes. Salvo que se considere que los ciudadanos de Tarragona por tener un perfil electoral más plural no son una prioridad para este Govern y sus aliados republicanos.

Manuel Fernando González
Editor y Director
www.catalunyapress.cat
www.pressdigital.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil