sábado, 19 de agosto de 2017 11:03
Sociedad

El jefe de la Gestapo estaba enterrado en un cementerio judío de Berlin

|

A Heinrich Müller el siniestro jefe de la Gestapo llevaban buscándole más de 68 años. El profesor Johannes Tuchel, director del Memorial de la Resistencia Alemania ha conseguido encontrar sus restos. Llevan 68 años enterrados en un cementerio judío de Berlin, el último lugar donde habrían buscado sus perseguidores.

Gestapo Muller, que era como le llamaban sus contemporáneos fue visto por última vez en el búnker de la Cancillería de Berlín, el 26 de abril de 1945, dirigiendo el cruel interrogatorio y posterior ejecución del general de División SS Hermann Fegelein, cuñado de Eva Braun. Por aquel entonces,la guerra ya estaba perdida, y Hitler deliraba dando órdenes absurdas mientras las bombas rusas caían sobre el distrito gubernamental de Berlín. Con todo el dinero que tenía en una bolsa y con ropa de civil, Fegelein fue capturado cuando se dirigía al apartamento de su amante, con la que planeaba huir a Suecia. Los hombres de Muller le sometidon a tortura y lo fusilaron en los subterráneos del bunker, justo debajo del despacho de Hitler.

Después de este último servicio al III Reich, el jefe de la Gestapo despareció misteriosamente. Era el oficial nazi de mayor jerarquía cuyo destino final seguía siendo desconocido. En mayo de 1945 fue declarado muerto, pero se demostró que su cuerpo no estaba en la tumba correspondiente del cementerio de NeuKölln.

Se dijo, en aquellos años inciertos, que había sido reclutado por la NKVD soviética y tambien que había sido capturado por la CIA en 1947, pero nadie dio con su paradero. Los servicios secretos israelíes lo buscaron incluso en Argentina en los años 70, pero fracasaron estrepitosamente.

La solución la encontraría el profesor Johannes Tuchel, director del Memorial de la Resistencia Alemania ha conseguido localizar sus restos. Llevaban 68 años enterrados en un cementerio judío, el último lugar donde habrían buscado sus perseguidores. Tuchel ha efectuado una laboriosa tarea de investigación, revisando los archivos oficiales de todos los distritos de Berlín en busca del nombre Heinrich Müller, hasta dar con un documento del Registro Civil de Mitte en el que costa la defunción y que fue enterrado en el cementerio judío de ese mismo barrio. Fue un entierro provisional, que luego, por olvido,se convirtió en definitivo, y con él, en un auténtico "insulto" para todas sus víctimas. Así se escribe la historia.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil