viernes, 18 de agosto de 2017 11:00
imported

La nueva legislación sobre los activos fiscales diferidos pone a los bancos de los nervios

|

MFG.-El Gobierno Rajoy con Luis de Guindos y Cristobal Montoro al frente tiene la intención de anunciar esta nueva reglamentación sobre los activos fiscales diferidos antes del final de 2013, con lo que la banca contará con esta inyección de capital de cara a la revisión de balances y los test de estrés que llevarán a cabo la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en inglés) y el Banco Central Europeo a lo largo del próximo ejercicio.

No obstante, los banqueros españoles se ha puesto de los nervios ante la dura negociación que vienen desarrollando con Hacienda y Economía que tratan de imponer unas reglas que impidan que el Estado pague los platos rotos de las DTA's, del Santander, Popular, Sabadell ect. ect..

Por poner un ejemplo para que se entienda el problema, el Banc de Sabadell cumula en activos fiscales diferidos unos 4.000 millones de euros, mucho menos, por supuesto, que el Banco de Santander que es el que se está batiendo realmente el cobre con el Ejecutivo.

Es éste un documento que no permite poder transformar en capital las aportaciones a los fondos de pensiones de una compañía y que conseguirá que se compute como capital todos aquellos activos fiscales diferidos que se generan sobre provisiones cuantificadas en función de pérdidas futuras, como la genérica o los dos decretos Guindos.

Tampoco contabilizarán como capital otro tipo de DTA, como los fondos de comercio, que se generan cuando se efectúa una operación corporativa. La banca no ha conseguido que Hacienda también salve éstos últimos que suponen un volumen para todo el sector en el entorno de los 15.000 a 18.000 millones de euros. Sabadell, Popular o Caixabank hubieran sido las entidades más beneficiadas por estas medidas.

No obstante, no todas van a ser malas noticias para nuestros "pobres banqueros" ya que la banca española ha logrado que pueda computarse como capital un total de 28.300 millones de los alrededor de 50.000 millones de DTA's que aparecen en los balances de las entidades nacionales.

Pero, como hemos titulado, mientras no se llega a un acuerdo total, ahora mismo, los papeles viajan de uno a otro lado de los feudos de los contendientes y los nervios se palpan en el ambiente ofreciéndonos una sensación de desasosiego generalizada que ha puesto mas que nerviosos a los Botín, Oliu y Ron que como diría la Santa de Ávila, "viven sin vivir en sí".

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil