jueves, 14 de diciembre de 2017 17:51
Opinión

La Paz de Estrasburgo

 

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

La sentencia del Tribunal de Estrasburgo, puede o no ser asumida por un gobierno español que va a recibir de su electorado natural una presión insoportable. Si la acata, los familiares de las víctimas del terrorismo saldrán a la calle y el PP perderá a sus votantes más fieles

La sentencia del Tribunal de Estrasburgo, puede o no ser asumida por un gobierno español que va a recibir de su electorado natural una presión insoportable. Si la acata, los familiares de las víctimas del terrorismo saldrán a la calle y el PP perderá a sus votantes más fieles.

No cumplirla, significa que este país no es respetuoso con los derechos humanos y que ETA habrá obtenido una victoria moral a nivel internacional por primera vez en muchos años. Pasaran a ofrecerse como víctimas y no como los verdugos que son.

El dilema está servido y los expertos en conflictos de esta naturaleza piensan que el Tribunal ha dado el paso adelante que Rajoy no se ha atrevido a dar tras el cese el fuego de los etarras, buscando, al hacerlo con la ley en las manos, que al vaciar las cárceles de los etarras más sanguinarios, los terroristas entregarían a continuación sus armas y el proceso de paz alcanzaría el triste éxito que también ha logrado la guerra en Irlanda.

Pero España no es Irlanda del Norte, ni este país es partidario de pactos escritos sobre asesinatos tan recientes. Somos capaces de ganar o morir matando, pero no de perdonar u olvidarnos de lo que ha significado el terrorismo en Euskadi desde que el general Franco firmó sus últimas sentencias de muerte tras el proceso de Burgos. Y esa es una realidad que en Estrasburgo no han querido tener en cuenta.

Como no quiero que me critiquen por no darles mi opinión en un tema tan delicado ,solo les diré que ,con gran dolor y con profundo asco yo acataría tan injusta sentencia. Esta situación se tiene que acabar de una vez, y aunque tengamos que pedirle perdón a las familias de las victimas los que nada les hemos hecho, porque no cabe esperar de unos fanáticos que lo hagan, tendremos que hacerlo y sobre todo aguantar en silencio sus quejas e insultos, porque además tienen toda la razón para sentirse traicionados por muy magistrados que sean los jueces de la muy lejana Estrasburgo.

Las nuevas generaciones de vascos han de nacer y poder vivir en paz, que es lo que querrían quienes murieron sin saber porque les mataban, a alguno de los cuales conocí y era mi amigo. Yo sé, que estaría de acuerdo conmigo.

Manuel Fernando González

Editor y Director

www.catalunyapress.cat

www.pressdigital.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil