jueves, 24 de agosto de 2017 05:18
Opinión

El articulista de la página 14 de La Vanguardia

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Cuando por la mañana temprano escuchaba la radio como es mi costumbre de años, ya que en muchos de esos madrugones he tenido que coger un micrófono y se , por propia experiencia, lo difícil que resulta para el periodista contar a esas horas lo que pasa, no puede menos que sonreír cuan el colega que hacia el resumen de prensa destacaba entre lo llamativo del día un artículo publicado en el diario del e Conde de Godo, Grande España, del republicano Oriol Junqueras reseñando alguna de sus frases, muy pocas por cierto.

Con ese imput en el cuerpo mi tomada diaria de café en el Balmes se convirtió en un placer inesperado, porque leer a Junqueras, aunque sea en pagina par, o sea a la izquierda, ¡que malo eres Antich, podrías haber colocado en mejor lugar del periódico que diriges, al próximo President de la Generalitat!, pues bien, prosigo, que luego me distraigo, decía que leer a Oriol Junqueras en semejante tribuna mediática es, no solo inhabitual, sino, para mi regocijante.

Y es que nuestro políticos, deben saberlo todos Vds., solo se consideran importantes si lo que dicen y escriben se publica en el centenario rotativo catalán. Una debilidad humana, que los diferentes gestores que tiene o ha tenido el diario saben aprovechar para luego pasar el plato que mejore su cuenta de resultados, un utensilio que debe tener un agujero negro de enormes proporciones, ya que pasan los años, y se renuevan los gobiernos, y el interior del mismo nunca acaba de llenarse.

Yo pensaba que Oriol Junqueras en ese aspecto era distinto. Me parecía como más honesto y capaz de sobrevivir al "poder fáctico" establecido, que no es otro que el a todos los catalanes nos ha impuesto hace ya muchos años esa burguesía catalana dueña y señora de los certificados de "buenos y malos patriotas". Al final, al líder republicano le ha pasado lo mismo que a los Carod, Benach o Treserras: Ha caído en la trampa de los poderosos.

Y todo por un artículo sencillo y claro en el que nos dice lo que ya todos sabemos: que hay que votar para luego poder decidir. Algo que media Catalunya ya sabe, y que solo falta que comprenda la otra mitad, a la que le pide, nos pide que seamos demócratas y aceptemos el resultado, algo que es absolutamente innecesario, porque lo venimos demostrando a lo largo de toda nuestra vida. Ojalá! Oriol que puedas controlar a algunos de los tuyos y no se les vaya la mano y sobre todo la boca cuando se encuentren con algún compatriota que no comparta sus ideas. ¡Ojala!.

Por lo demás, por lo leído, esta claro como decía Duran i Lleida, que Esquerra es el independentismo en estado puro, y Convergencia la recién llegada a ese terreno político. Faltaba que lo publicara La Vanguardia, y eso ya está hecho. Enhorabuena.

Manuel Fernando González

Editor y Director

www.catalunyapress.cat

www.pressdigital.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil