domingo, 22 de octubre de 2017 17:44
Opinión

El Maldito Péndulo

Redacción Pressdigital
Redacción Pressdigital

Medio de comunicación. 

Se veía venir. Incluso los ciudadanos más pasotas y despreocupados por la política de este país podían adivinar lo que dirían periódicos, analistas y profesionales de la cosa pública tras la manifestación del 12 de octubre. Para unos, un éxito de convocatoria sin precedentes, y lo cierto es que fue mucha más gente que en anteriores ocasiones. Para otros, como para el senador de CiU , Pere Macias, un ' fracaso estrepitoso '. Esta vez a Pedro las cifras estimativas de la Guardia Urbana no le han hecho gracia. Y los muchachos de la prensa que dicen al respecto? Pues hay para todos los gustos, tendencias y colores. Desde la prudencia hecha cálculo de ' El Periódico' que nos dibuja en plena portada: " El 12 -O se supera "; hasta la minimización absoluta que aplica el diario ARA de una realidad que no le gusta titulando : "El españolismo toca techo" . Un poco más lejos encontramos La Razón , El Mundo o el ABC que nos hablan de " El grito de la mayoría silenciosa" ...

En este país todo empieza a ser monótono, repetitivo, contradictorio y previsible. Tengo la impresión de que a menudo estamos mirando fijamente un péndulo, un maldito péndulo que viene y va de extremo a extremo del recorrido. Una oscilación lo lleva al punto de marcharse de España. La contraria al punto de quedar quietos, inmóviles, atrapados en el tiempo. Y este péndulo, amigos, en lugar de dormirse o hipnotizar al personal lo que genera es irritación, mal humor, agravios y enfrentamientos. Su constante ir y volver despiertan inquietudes y miedos hasta hoy dormidas. El radicalismo y las prisas de algunos independentistas, la saturación informativa monotemática que practican algunos medios de comunicación y la virulencia verbal de determinados personajes públicos calientan los ánimos. La soberbia y poco oficio que llega de los Ministerios se hace insoportable. Todo ello convierte tedioso e irrespirable.

Este país tiene un montón de problemas irresueltos. Paro, hambre, pobreza y desapego están a la orden del día. El Gobierno esconde detrás de un hipotético viaje a Ítaca haciendo funcionar la máquina institucional con un combustible republicano que ya ha archivado - es obvio -su supuesto origen zurdo . Unos y otros, aquí y allí, nos quieren distraídos y envueltos en una guerra de banderas, de patrias, de ' días nacionales ' y agravios varios. No podemos ni debemos morder el anzuelo. Debemos ser conscientes de que unos y otros quieren excitar la parte más estomacal y profunda de nuestros sentimientos, los sentimientos de la gente. Mal asunto este. Cuando los pueblos colectivamente abandonan la racionalidad sabemos que comienza la barbarie. Digámoslo claro. Cada vez la tensión política y social del país es más alta. Las últimas disputas verbales al Parlamento entre los grupos y la presidenta son una muestra y , a buen seguro, vendrán otros. Empieza a haber demasiada gente que calla lo que piensa porque teme ser marginado o incomprendido. Esto no es bueno. El país no puede contemplar pasivamente como gota a gota escurre su cohesión social.

Guerra de banderas, de jornadas patrióticas, de anatemas, de insultos ... Sabemos que nos engañan los que hacen ir hacia arriba el maldito péndulo prometen un futuro esplendoroso. También lo hacen, y desconfiamos de ellos, los que llevan el brazo del péndulo hasta el otro extremo donde reina la parálisis liquidadora.

Sabremos encontrar el punto de equilibrio ?

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil