lunes, 21 de agosto de 2017 21:47
Opinión

A mí que me borren de esta Iglesia

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

"Vuestra noble nación fue envuelta en la niebla diabólica de una ideología, que anuló a millares y millares de ciudadanos pacíficos, incendiando iglesias y símbolos religiosos, cerrando conventos y escuelas católicas, destruyendo parte de vuestro precioso patrimonio artístico". una etapa de "libertina política religiosa".

"Vuestra noble nación fue envuelta en la niebla diabólica de una ideología, que anuló a millares y millares de ciudadanos pacíficos, incendiando iglesias y símbolos religiosos, cerrando conventos y escuelas católicas, destruyendo parte de vuestro precioso patrimonio artístico". "Una etapa de "libertina política religiosa".

Esas son palabra del Cardenal Angelo Amato Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos y representante del Papa Francisco en la multitudinaria canonización celebrada en Tarragona. Fueron pronunciadas ayer 74 años después de finalizada la guerra civil española, en la que españoles mataron a españoles, catalanes a catalanes, vascos a vascos y hermanos a hermanos.

Hoy pasados tantos años a una parte de las victimas inocentes se las santifica en un Auto Sacramental que ya le hubiera gustado disfrutar a Tomás de Torquemada el primero y mas famoso de los Inquisidores generales de la orden que se fundó bajo los auspicios de Isabel la Catolica, esa reina de Castilla, que protagoniza en nuestros tiempos, la tan famosa serie de televisión cuyo guion ha debido ser escrito por un pariente lejano del tenebrosos personaje que en nombre de Dios ha provocado a lo largo de la historia tantos asesinatos de personas inocentes por herejía, brujería o simplemente porque había que confiscarles sus bienes o era judío.

La crueldad que el acto de ayer, en si mismo significa, para la otra mitad de las victimas que también murieron gritando "Viva la República" o rezando un padrenuestro puesto que la mayoría se supone que eran católicos, pero, por lo que parece, de inferior nivel, a mi personalmente me parece imperdonable. Primero, porque muchos de ellos después de todos estos años duermen en las cunetas o en fosas comunes. sin que sus familias puedan llorarles en una tumba cristiana. Y luego, porque siendo verdad que se quemaron iglesias y asesinados religiosos, también es "muy cierto" que la Iglesia católica española ha tenido un comportamiento vergonzoso a favor de los militares fascistas que encabezo el general Franco en su mal llamado Alzamiento Nacional que destrozó tantas vidas y familias en nombre de Dios, la llamada patria una, grande y libre.

El Cardenal Amato en nombre del Papa, ha perdido en Tarragona la magnífica oportunidad de aprovechar el acto para pedir perdón en público a las familias de los asesinados, paseados o represaliados del otro bando, que sin saber por qué, fueron torturados y fusilados por sus muy católicos enemigos mientras los obispos de la época paseaban bajo palio en las iglesias y catedrales al Generalísimo sanguinario y vencedor.

Esperar tantos años, montar este espectáculo, olvidarse de pedir perdón y encima recordarnos que nuestros abuelos republicanos que vivían en una España injusta, donde el hambre y la miseria eran culpa de los oligarcas y militares que siempre iban a misa y tomaban el chocolate con picatostes con el cura en sus casas, quemaron iglesias, solo puede ocurrirse a una clase de cardenales como Amato al que nunca este Papa, precisamente éste por nacer argentino y conocer de sobra lo que es el asunto de "los desaparecidos", nunca debió haber nombrado su representante en Tarragona, .Porque este sujeto, eminencia reverendísima es en realidad un fanático de tomo y lomo, un ser despreciable.

Por eso después de los visto y oído felicito a las familias que han podido honrara a sus muertos y me alegro por ello, pero a mi que me borren de esta Iglesia Católica

Manuel Fernando González

Editor y Director

www.catalunyapress.cat

www.pressdigital.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil