martes, 24 de octubre de 2017 08:02
Sociedad

Un estudio propone doblar los festivos que puede abrir el comercio de Barcelona

|

El estudio que el Ayuntamiento de Barcelona ha encargado a la Universitat de Barcelona (UB) sobre los efectos de la liberalización de los horarios comerciales en la capital catalana propone doblar el número de días en que las tiendas pueden abrir en domingos y festivos, con lo que apuesta por que sean entre ocho y diez más --ahora se permite en ocho--.

El análisis, que ha elaborado el Laboratorio de Transferencia en Economía Aplicada de la UB bajo la dirección de Jordi Suriñach, ve razonable acercar la ciudad a otras ciudades como Londres, París y Nueva York para potenciar al máximo su atractivo como ciudad de compras, pero de forma progresiva para evitar, según el investigador, los "efectos perniciosos" de una liberalización total.

En su presentación, Suriñach ha defendido que es el mejor escenario siempre que se escojan bien los días de apertura, como concentrarlos en verano, para aprovechar el tirón turístico y evitar cambiar los hábitos de los barceloneses, y evitaría una pérdida de empleo y facturación al pequeño comercio, al que también pide mejorar su competitividad con estrategias como estar en Internet.

La teniente de alcalde de Economía, Sònia Recasens, ha vuelto a afirmar que el Ayuntamiento decidirá qué hacer en función de lo que consensúe el sector, que éste ya habla de mover festivos ya fijados --como abrir por el Mobile World Congress--, y ha garantizado que será "inflexible" con la defensa del modelo de comercio de proximidad, que Suriñach ha pedido conservar.

SIMILAR AL REAL DECRETO-LEY

El escenario ideal para el pequeño comercio propuesto en el informe no difiere mucho del que establece el Real Decreto-ley 20/2012 de la apertura en festivo, y cuyo posible impacto para la ciudad motivó el encargo del estudio: el RD fija en 16 los domingos y festivos que pueden abrir las grandes superficies durante todo el año, con un mínimo de diez.

Sin embargo, el Real Decreto, que tanto el Govern como el Ayuntamiento no piensan aplicar --y la Generalitat lo ha recurrido--, también determina la obligatoriedad de definir una Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) para 14 ciudades, entre ellas Barcelona, donde haya plena libertad de apertura durante todo el año.

En cuanto a crear esta área turística en el centro, petición que habían formulado diversos ejes comerciales con el apoyo del Gremio de Hoteles, Recasens ha vuelto a apoyar la decisión que puedan tomar los comerciantes, pero rechaza esta posibilidad porque iría "en dirección contraria" a los planes municipales ya en marcha de desconcentrar el turismo fuera de Ciutat Vella.

El informe analiza tres posibles escenarios, el de un aumento moderado de festivos abiertos --de entre dos y cuatro días más--, el medio --de ocho o diez-- y uno elevado --de 22 a todo el año--: el peor para el pequeño comercio, y aún más en plena crisis, sería el elevado, con descensos de empleo de hasta el 5,42% --2.695 trabajadores-- y de facturación del 5,63% --334,5 millones de euros--.

En este escenario quienes saldrían beneficiadas serían las grandes superficies, con un aumento de la facturación durante la crisis de hasta el 10,21% y del empleo del 4,23%, pero no llegando este último a suplir el descenso de trabajadores en el pequeño comercio; en los otros dos escenarios no habrían tantas diferencias, y el propuesto por el investigador reportaría beneficios para todos.

Así, abrir entre ocho y diez festivos más al año sin cambio de hábitos supondría un beneficio global de hasta 98 millones (0,94% más) y generar 419 empleos (0,53%) --en crisis, como mínimo 4,5 millones (0,04%) y 14 trabajadores (0,02%)--; en el caso del pequeño comercio, la facturación podría aumentar entre los 0,8 y los 17,3 millones y se generarían entre cuatro y 107 empleos.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil