miércoles, 18 de octubre de 2017 18:46
Opinión

No apaguemos las luces de la ciencia

Eduardo Andradas de Diego
Eduardo Andradas de Diego

A orillas de un arroyo canalizado se eleva en la localidad de Alcobendas, Cosmocaixa, un centro sabio, instructivo y hecho para divulgar la ciencia.

A orillas de un arroyo canalizado se eleva en la localidad de Alcobendas, Cosmocaixa, un centro sabio, instructivo y hecho para divulgar la ciencia. Año tras año unos trescientos mil niños y niñas, adolescentes y adultos garbean por sus pasillos y se encuentran con sus misterios, trucos y ensayos técnicos, químicos o físicos. Sin ser los Beatles pasean por el Universo y juegan a Stark Trek.

Ahora que la economía se reproduce una y otra vez en forma de crisis, la ilustración retrocede y un lazo estable entre el meollo de la península y su este, tiene fecha de fin. En el verano ya ocurrido, poetas doctos como Jorge Riechmann, actores de gracejo a lo Pepe Viyuela o escritoras reales como Belén Gopegui han pedido mediante manifiesto que siga esta gema de la ciencia en la forma actual y se mantenga su plantilla de trabajadores esmerados.

La España recortada no puede volver al Miguel de Unamuno más despistado del "Que inventen ellos". Catalunya no debe perder sus mejores consulados sociales en la meseta castellana que hace montaña en Somosierra y rio en el Jarama. Ayuntamiento local, La Caixa y Comunidad Autónoma de Madrid, deben proteger el bien común y alcanzar acuerdo.

Por lo pronto los monitores y asalariados del museo van a coger la pancarta el día 18 de Octubre en defensa de un servicio al pensamiento, a la humanidad y por sus puestos laborales. No cerremos CosmoCaixa, no apaguemos las luces de la ciencia.

Eduardo Andradas

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil