jueves, 17 de agosto de 2017 23:35
Sociedad

El juez rechaza la semilibertad para los expresidentes de FGC condenados por malversación

|

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 6 de Catalunya ha dejado sin efecto el tercer grado la Generalitat había concedido a los dos expresidentes de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) condenados por malversación a penas de cuatro años y medio de cárcel, según recogen sendos autos.

Así lo ha decidido tras los recursos de la Fiscalía de Barcelona del 11 de julio en los que sostenía que "no es ajustada a derecho" la semilibertad de Enric Roig (1993-1999) y Antoni Herce (1999-2000), y en los que pedía que se acordase el segundo grado para los dos malversadores que ingresaron en prisión el 21 y 22 de mayo.

La Fiscalía consideró que mostraron arrepentimiento "más por temor al castigo que al rechazo de la actividad delictiva" --además, de forma parcial--, que se aprovecharon de sus altos cargos en FGC para cometer delitos que define de 'guante blanco', y que lo hicieron por un afán de lucro.

La Dirección General de Servicios Penitenciarios había avalado el 5 de julio los acuerdos que el equipo de tratamiento de la cárcel adoptó por unanimidad un día antes, de proponer la clasificación de los penados como tercer grado con destino en el centro abierto de Barcelona.

Ahora, el juzgado de vigilancia ha asegurado que el tercer grado "solo podría venir justificado por circunstancias muy excepcionales que en absoluto son de apreciar en el caso debatido".

Los autos recuerdan el escaso tiempo de la condena cumplida --entraron a finales de mayo en la cárcel y el tercer grado se dictó a principios de julio-- y además apuntan al "déficit observado en el reconocimiento del delito y el ánimo de lucro desmedido que presidió la actividad criminal".

"No se aprecia la superación de los factores que influyeron en el actuar delictivo, y por tanto, la capacidad para asumir el régimen de semilibertad que implica el tercer grado", añaden los autos, que avalan la tesis de la Fiscalía.

Es por eso que el juez apuesta por el cumplimiento de un tiempo razonable de pena donde los internos adquieran "plena comprensión sobre la ilicitud de su comportamiento", después de haber malversado más de 2,7 millones de euros.

PENAS DE 4,5 AÑOS

Roig y Herce fueron condenados a cuatro años y medio de cárcel por malversación de fondos públicos --después de que el Tribunal Supremo rebajase la pena impuesta por la Audiencia de Barcelona-- y entraron en prisión después de que el Gobierno central, el 19 de abril, le denegase el indulto por malversación de fondos públicos.

Además de la pena de prisión, Roig y Herce fueron condenados por el Supremo a indemnizar con 2,71 millones de euros a FGC, y a la inhabilitación de ocho años y seis meses por los delitos continuados de prevaricación con concurso de un delito continuado de malversación.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil