lunes, 11 de diciembre de 2017 16:06
Sociedad

Toda la oposición apoya el plan municipal para salvar el bar Marsella

|

La oposición en el Ayuntamiento de Barcelona ha apoyado este martes que el consistorio quiera recurrir a su derecho de tanteo y retracto para comprar el edificio del bicentenario bar Marsella, operación que permitirá garantizar la continuidad del establecimiento en la finca.

En declaraciones a los medios, la concejal del distrito de Ciutat Vella, Mercè Homs, ha recordado que el Gobierno municipal ha aprobado una reserva presupuestaria de 1,1 millones para comprar el edificio, pero no ha dado más detalles sobre esta cuestión, que ve "muy importante".

La edil socialista y presidenta del Distrito, Sara Jaurrieta, se ha felicitado por la noticia aunque se ha preguntado qué ocurrirá con el resto del edificio: "¿Será un edificio de apartamentos turísticos, un hotel o se destinará a vivienda?". También ha recordado que el pleno del distrito y la Comisión municipal de Empresa, Economía y Empleo aprobaron, a instancias de los socialistas y con la abstención del gobierno de CiU, dos propuestas en el sentido de salvar el Marsella y destinar el inmueble a vivienda social.

Según el portavoz adjunto del PP, Javier Mulleras, el Ayuntamiento "debe hacer lo posible" para mantener la ubicación del histórico bar, que fundó en 1820 alguien de muy posible ascendencia francesa.

El líder de ICV-EUiA, Ricard Gomà, ha celebrado el anuncio, resaltando que la finca "no está solo bajo las fuerzas del mercado" después de que el anterior gobierno declarara la zona área de conservación, y ha pedido el resto del edificio para necesidades sociales y de vivienda del Raval.

Desde UpB, Jordi Portabella (ERC) también ha mostrado su apoyo, y cree que "debería hacerse con todos los edificios emblemáticos de Barcelona" en peligro por la subida de los alquileres, para preservar locales como la Colmena, o con la antigua sede de Telefónica en la avenida Roma.

FLORISTAS SIN 'SOUVENIRS'

Los grupos de la oposición también han valorado el fin de la vista gorda municipal con la venta de 'souvenirs' por parte de las floristas de La Rambla, con apoyo generalizado a aplicar la normativa, aunque algunos dudan de las formas con las que ha actuado el gobierno de CiU.

El presidente de los socialistas, Jordi Martí, es favorable a parar la venta generalizada de 'souvenirs', pero no comparte "la manera como se quiere hacer, ni como se ha planteado", y ha pedido un Plan Director del paseo con todas las partes implicadas, ha informado el PSC.

Portabella y Gomà también han apoyado el fin de la venta de 'souvenirs', aunque el ecosocialista ha agregado que debe actuarse para evitar que La Rambla se convierta "en un parque temático turístico", y que cualquier cambio debe hacerse desde el diálogo.

El popular Mulleras ha defendido que el consistorio debe agotar todas las vías de negociación posibles y "debe dejar de lado la prepotencia habitual" en estas cuestiones, reclamando además que debe favorecer la actividad económica y mimar a las floristas.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil