sábado, 19 de agosto de 2017 09:36
Sociedad

Cruce de acusaciones entre la defensa y un jefe de los mossos en el juicio de los prostíbulos

|

Como confusa puede calificarse la nueva sesión del juicio sobre los prostíbulos Saratoga y Riviera tras la comparecencia de un Jefe de los mossos que confirmo como verosímiles los sobornos a los policías nacionales, pero al que los abogados de la defensa pusieron en evidencia al preguntarle por la imputación que contra él mantiene un Juez de Barcelona por ocultar grabaciones sobre narcotraficantes entre las que se encontraría la del confidente Manuel G.C. un testigo clave de la acusación en el caso de los prostíbulos que ahora se juzga.

Antoni Salleras subinspector jefe de anticorrupción de la Comisaría General de Investigación Crimimal de los Mossos d'Esquadra, ha tildado de "creíble" el relato del supuesto confidente Manuel G.C. de que los dueños de los burdeles de Castelldefels Riviera y Saratoga pagaban a policías por avisarles de redadas en los locales.


En su declaración como testigo este martes en la Audiencia de Barcelona dentro del juicio del caso de los prostíbulos, ha asegurado que comprobaron "visualmente" en dos ocasiones --junio y noviembre de 2008-- que el encargado del Saratoga Carmelo S. entregaba un sobre al inspector de la Policía Nacional Andrés O., ambos imputados en la causa.
Durante el interrogatorio al jefe anticorrupción de la Policía catalana, varios abogados de las defensas han puesto en cuestión la gestión de las llamadas telefónicas intervenidas por parte de la unidad de Salleras, que ha declarado como testigo.


Salleras está imputado junto a otros mossos por el juez de Barcelona que investiga el caso Macedonia, que sospecha que pudieron haberle ocultado pinchazos telefónicos para proteger a un grupo de narcotraficantes, entre los que podría encontrarse el supuesto confidente, Manuel G.C., clave en esta investigación del caso de los prostíbulos.


Salleras ha avalado también el relato del supuesto confidente de que se compraron en la joyería Rabat de Barcelona relojes como parte del soborno, y de que incluso los dueños de los prostíbulos pagaron presuntamente una operación en la clínica Quirón a la hija del inspector Andrés O.


Durante el interrogatorio al jefe anticorrupción de la Policía catalana, varios abogados de las defensas han puesto en cuestión la gestión de las llamadas telefónicas intervenidas por parte de la unidad de Salleras, que ha declarado como testigo.


Salleras está imputado junto a otros mossos por el juez de Barcelona que investiga el caso Macedonia, que sospecha que pudieron haberle ocultado pinchazos telefónicos para proteger a un grupo de narcotraficantes, entre los que podría encontrarse el supuesto confidente, Manuel G.C., clave en esta investigación del caso de los prostíbulos.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil