domingo, 22 de octubre de 2017 10:28
Opinión

La Constitución hace aguas

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

La Casa Real está cambiando y de prisa. La rueda de prensa sobre el estado de la cadera del Rey ha sido un acontecimiento informativo que, desgraciadamente, debe considerarse como "extraordinario" porque es prácticamente inusual. Bienvenido sea este nuevo estilo de hacer las cosas, porque significa que los periodistas podemos preguntar y la gente, a continuación, ser informada detalladamente como es su derecho ,ya que estamos hablando del Jefe del Estado del Reino de España.

La Casa Real está cambiando y de prisa. La rueda de prensa sobre el estado de la cadera del Rey ha sido un acontecimiento informativo que, desgraciadamente, debe considerarse como "extraordinario" porque es prácticamente inusual. Bienvenido sea este nuevo estilo de hacer las cosas, porque significa que los periodistas podemos preguntar y la gente, a continuación, ser informada detalladamente como es su derecho ,ya que estamos hablando del Jefe del Estado del Reino de España.

Ha tenido que venir un médico gallego que trabaja en la prestigiosa Clinica Mayo de Estados Unidos, el Dr. Cabanela, para decirnos "oficialmente" que Don Juan Carlos tiene un proceso infeccioso en la prótesis que le implantaron,para que nos demos cuenta de que, como todos hemos visto, la salud real es mala o cuando menos, preocupante y necesita de una o dos intervenciones más.

No hay abdicación, ni tampoco delegación de funciones como Jefe del Estado, puesto que legalmente este tema es inviable, lo cual, nos hace pensar que, también en este tema, la Constitución tiene una carencia muy importante. Como dijo el portavoz de la Zarzuela, a la Cumbre de Jefes de Estado y Presidentes iberoamericanos tendrá que ir solo Don Mariano Rajoy puesto que el Príncipe no puede, por ley, sustituir a su padre. Un absurdo incomprensible y una falta de previsión política incalificable a estas alturas de la democracia española.

Tanto mentar la Carta Magna para evitar los "derechos a decidir" y resulta que cuando el Rey cae enfermo nos quedamos sin Jefe del Estado porque un artículo constitucional nos impide sustituirlo aunque sea "provisionalmente". O sea, que o Don Juan Carlos se muere, ¡Dios no lo quiera!, o las Cortes le han de inhabilitar para que el Don Felipe se ocupe de sus tareas constitucionales.

¿Pero a que esperan los diputados de los partidos políticos españoles para dedicarse a lo que "realmente" deben?.Oigan, Señorías, a ver si se enteran, ¡que la Constitución hace aguas?.!

Manuel Fernando González

Editor y Director

www.catalunyapress.cat

www.pressdigital.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil