viernes, 18 de agosto de 2017 16:28
Opinión

La cadena humana

Antonio Espinosa
Antonio Espinosa

La Diada de 2013 después de meses siendo alentada desde el Gobierno de la Generalitat y los poderes públicos, promovida por unas asociaciones y organizaciones bien regadas con dinero público y con unos medios de comunicación públicos y privados subvencionados volcados en su apoyo y difusión no ha sorprendido a nadie.

La Diada de 2013 después de meses siendo alentada desde el Gobierno de la Generalitat y los poderes públicos, promovida por unas asociaciones y organizaciones bien regadas con dinero público y con unos medios de comunicación públicos y privados subvencionados volcados en su apoyo y difusión no ha sorprendido a nadie.

De la Diada separatista del pasado 11 de septiembre hay que destacar la falta de apoyo a la misma de cuatro partidos de los siete que conforman el arco parlamentario de Cataluña poniendo de relieve que el proyecto separatista cuenta con una clara oposición parlamentaria y social.

Esta última Diada, aún más que la del 2012, ha servido para dividir a la sociedad catalana, y lejos de ser lo que debiera, es decir, una fiesta de todos en la que se resaltase lo que nos une, o sea, aquellos valores compartidos transversalmente por la inmensa mayoría de la ciudadanía; es cada vez más una fiesta excluyente de la que se han apropiado los separatistas.

No se puede negar que en Cataluña una parte importante de su sociedad se identifica con el separatismo después de años de mentiras y medias verdades repetidas hasta la saciedad, pero no es menos cierto que es la actual debilidad de España y sus instituciones la que favorece un apoyo coyuntural al separatismo de aproximadamente un 20% de la ciudadanía. Es la crisis económica, política e institucional de España la que favorece el separatismo.

Conscientes de ello Ciudadanos tiene claro que el separatismo se ha de contrarrestar con un proyecto político para Cataluña y el resto de España que signifique profundas reformas llevadas a cabo de abajo a arriba, que convierta al ciudadano en el verdadero sujeto de la política y que, garantizando la equidad y la libertad en Cataluña y cualquier rincón de España, vertebre definitivamente el País.

Frente al separatismo por un lado y el inmovilismo de los grandes partidos por otro, Ciudadanos apuesta por un proyecto político al servicio de las necesidades y la defensa de los intereses de la inmensa mayoría de la ciudadanía capaz de devolver la esperanza y la ilusión a los catalanes y al conjunto de los españoles.

Estamos convencidos que para que la Diada del 2014 tenga menos apoyos que la de este año, España ha de empezar a ser un proyecto atractivo; dejar atrás la corrupción, la crisis económica y la división interna. Debemos Iniciar la regeneración en profundidad de nuestro sistema político e institucional, mejorando la separación de poderes, modificando el sistema electoral haciéndolo más proporcional, cambiando el sistema de partidos introduciendo más democracia interna y transparencia en su financiación.

Antonio Espinosa

Secretario de Estudios y Programas Electorales de C's

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil