sábado, 16 de diciembre de 2017 11:47
Opinión

Recuperación de alianza

Robert Pastor
Robert Pastor



El lehendakari Urkullu ha comparecido personalmente por " bendecir " y valorar el acuerdo firmado por el líder de su partido ( PNV ) , Andoni Ortúzar , y el del Partido Socialista ( PSE- PSOE ) y predecesor en Ajuria Enea , Patxi López . Esta vez ha añadido que con el acuerdo se abre "una nueva etapa de diálogo y debate , entendimiento y concertación" .

El lehendakari Urkullu ha comparecido personalmente por " bendecir " y valorar el acuerdo firmado por el líder de su partido ( PNV ) , Andoni Ortúzar , y el del Partido Socialista ( PSE- PSOE ) y predecesor en Ajuria Enea , Patxi López . Esta vez ha añadido que con el acuerdo se abre "una nueva etapa de diálogo y debate , entendimiento y concertación" .

Necesidad obliga. La corta mayoría relativa del PNV en el parlamento impedía avanzar en los proyectos para el " día a día" de la política vasca . Y a diferencia de la elección de Mas en Cataluña , el nacionalismo tradicional ha ido a asegurar , sin dar cancha al adversario más directo del ámbito ideológico más cercano en los compromisos electorales , que sigue estando EH- Bildu .

Más allá del riesgo de ver crecer " la izquierda abertale " , a la manera en que ha crecido ERC al amparo del proceso soberanista , las exigencias del otro socio potencial para ganar la aritmética parlamentaria intuían aún más grandes , y difíciles de asumir que las de los republicanos catalanes para Mas .

Como explicábamos hace poco , esta aproximación entre las dos fuerzas políticas más antiguas de Euskadi , repetido casi cada vez que las urgencias del territorio lo demanda no tiene nada de nueva . Desde el posicionamiento común en apoyo de la República durante la guerra , pasando por gobiernos de coalición durante décadas , han sido más bien habituales .

Esto no quiere decir que la alianza recuperada no tenga también su coste para el PNV , porque no puede ser bien recibida por sus militantes más soberanistas que pueden ver, con razón , una renuncia , más que sea temporal , en la vía independentista .

De hecho, los anuncios de los mismos Urkullu y Ortuzar de recuperar el replanteamiento de las relaciones con España , ya habían sonado demasiado tibios a los oídos de parte de los suyos.

Una muestra evidente de esta aparente renuncia temporal del PNV en la base del ideario desde la fundación ha sido el aplazamiento de la actividad de la ponencia para la paz , tras la negativa de los nuevos socios , y del partido que gobierna en el Estado , a pesar del preanuncio de desarme de ETA .

El acuerdo de nacionalistas y socialistas , esta vez y hasta ahora sin entrada de los segundos al gobierno , viene a ocupar casi todo el espacio de la que ahora se ha coincidido en llamar " la centralidad política " . Quedan a un lado los independentistas radicales , y en la otra el Partido Popular ( PP ) , enrocado sobre todo respecto del avance en el proceso de paz .

Sin embargo , Urkullu vuelve a insistir en que el acuerdo bilateral está abierto a otras fuerzas políticas y de otras administraciones. Y la presidenta del PP , Arantza Quiroga , ya se declaró favorable a participar en la ampliación del consenso entre ambos, antes de que comience a funcionar en la práctica, para poder introducir matices particulares .

Si el gobierno monocolor y el PNV se miran el conglomerado Bildu de reojo y con cierta renuencia, el PSE- PSOE muy probablemente hace lo mismo con los que pueden disputarle una buena parte del electorado . Aunque en las "otras administraciones" , sobre todo las poderosas diputaciones forales de Álava y Guipúsoca , que constituyen un auténtico contrapoder , los dos socios no tienen mayorías suficientes si no suman los representantes del PP .

El nuevo curso comienza con el planteamiento de una nueva estabilidad política , que debería culminar con el consenso del presupuesto general y con el cierre consensuado del nuevo cupo a pagar al estado por el concierto económico , donde el interlocutor también es el gobierno Rajoy y los suyos.

A pesar de los obstáculos y la aparente fragilidad , la persistencia del pacto bilateral con lealtad mutua puede trasladar hacia el norte , como hace días que algunos señalan , el perdido "oasis " catalán de otros tiempos .

Robert Pastor

Periodista

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil