martes, 17 de octubre de 2017 08:00
Politica

En 2013 el Hospital de Bellvitge trabaja con 500 profesionales menos

|

Los recortes en los hospitales catalanes se justifican como planes de contingencia del gasto a base de cerrar unidades hospitalarias en todos los centros públicos y reducciendo el material y el personal sanitario. El caso es que Bellvitge a bote pronte, y en los dos últimos años, ha perdido por el camino a 500 profesionales sanitarios y ahora mismo tiene 135 de sus camas cerradas no por criterios sanitarios sinó económicos.

El ahorro que se pretende alcanzar en total con esta medida de "camas cerradas" alcanzaría la cifra de 800.000 euros, una cifra significativamente inferior a la que la Generalitat prevé invertir, en por ejemplo, los actos conmemorativos del 300 aniversario del 11 de septiembre de 1714 y que ascenderá a la nada despreciable cantidad 1.097.549,81 euros.

La situación de carestía ha llegado a tal extremo en Bellvitge que el propio presidente de la junta de personal, Ramón Montoya, critica la situación del hospital, que entre otras cosas "se ha visto incapaz de cubrir la demanda de camas en los últimos días". Una situación derivada de la huelga de ambulancias junto al incremento de visitas tras el verano, que ha obligado a la dirección a reabrir algunas.

Ahora mismo la otrora denominada marea blanca ha dado paso a la huelga de ambulancias catalanas y a que en hospitales como Bellvitges la necesidad de ampliar las camas se esté convirtiendo en una cuestión prioritaria ante la pérdida progresiva de camas. Si miramos los datos propocionados por el Sindicato de Enfermería SATSE, en 2005, Bellvitge contaba con casi 900 camas. En 2010 se quedó redujo la cifra a 766 y en 2011 solo quedaban 638. Si restamos a esta última cifra las 135 camas cerradas actualmente nos quedamos con que Bellvtige cuenta ahora mismo con 503 camas para atender a un ratio de población cada vez más numeroso al derivarse enfermos desde otros hospitales que conforman la red del ICS como el Hospital de Viladecans.

El conseller de Salud, Boí Ruiz ha recortado en lo que va de año cerca del 7% del presupuesto de todos los centros del ICS: Vall d'Hebron, Can Ruti, Viladecans, Josep Trueta, Arnau de Vilanova, Joan XXIII y el Verge de la Cinta. Y la partida sanitaria en los seis primeros meses de 2013 se ha reducido un 20%.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil