jueves, 24 de agosto de 2017 01:04
Sociedad

Barcelona repite el examen de la Urbana tras la polémica por la falta de control

|

El Ayuntamiento de Barcelona repetirá este sábado dos exámenes --cultura general y catalán escrito-- para acceder a 113 plazas de agente de la Guardia Urbana de Barcelona, después de que se celebraran el día 6 junto a una tercera prueba de aptitudes y levantaran quejas de aspirantes por prácticas irregulares, como el uso de teléfonos móviles para copiar y retrasos en el inicio y finalización de las pruebas.

Según fuentes municipales, están llamados a repetir el de cultura 5.463 aspirantes --348 de ellos también el de catalán--, que son los que se presentaron el día 6 de los 7.344 candidatos que cumplían los requisitos, y los exámenes se harán en el Campus Ciutadella de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y en las facultades de Economía y Biología de la Universitat de Barcelona (UB).


El consistorio aumentará la vigilancia, doblándose los vigilantes --serán 531 frente a los 200 de principios de julio-- y se incluye en la convocatoria la prohibición de usar aparatos electrónicos --también se reforzará su vigilancia--, explicó a mediados de mes el primer teniente de alcalde y responsable de Seguridad, Joaquim Forn, cuando la polémica se debatió en el Ayuntamiento.


Además, se reducirá el número de personas por aula --se pasa de 68 a 109 aulas gracias a la incorporación de la Facultad de Biología--, habrá un espacio libre entre los aspirantes y se establecerá una temperatura inferior al tope de 25 grados --hubo quejas por el calor--, todo ello con el fin de garantizar la igualdad de oportunidades, añadió Forn, aunque el día 6 se siguió el mismo protocolo y logística que en otras pruebas.


Las irregularidades suscitaron al menos 89 quejas al consistorio y 239 a la síndica de Greuges, Maria Assumpció Vilà; de las de la síndica, 179 por las incidencias, 48 que reclamaban que se repitan las tres pruebas --y no sólo dos-- y 12 con diversas casuísticas, de las cuales media decena pedían que no se repita nada al considerar que en sus aulas no se dieron problemas.


Forn valoró la repetición de las pruebas como una decisión excepcional que a nadie le gusta tomar y que habrá gente que pagará por quienes tuvieron una actitud menos honrada --nadie debe abonar las tasas de nuevo--, aunque insistió en que el tribunal valoró que las pruebas se desarrollaron con normalidad el día en que se hicieron y que "nadie" detectó irregularidades hasta el lunes 8.


Entre las pruebas que demostraron irregularidades recibidas por el consistorio el teniente de alcalde mencionó la imagen de un examen de catalán fotocopiado, fotografías de la prueba cultural --documentos que los aspirantes adjuntaron en sus quejas al consistorio-- y la huída con el examen de un aspirante.


EL APTITUDINAL NO SE REPITE


En cuanto al examen aptitudinal, el gerente de Recursos Humanos y Organización, Carles Arias, aseguró que no se repetirá porque no hubo quejas y porque en este "no convenía" usar aparatos electrónicos, ya que lo que se tiene en cuenta es la agilidad y velocidad en la respuesta, pero la oposición en bloque pidió repetir los tres, aunque PP y UpB matizó que ninguno en el caso de aulas sin incidencias.


Sobre las quejas por el hecho de que se permitiese a algunos aspirantes ir al lavabo, Forn aseguró que fueron casos muy excepcionales y que las personas siempre fueron "acompañadas por una persona de control", siguiendo el protocolo, y en cuanto a las pruebas de cultura garantizó que las preguntas respetaron las proporciones de temáticas requeridas --50% de actualidad y 50% de cultura general--.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil