miércoles, 23 de agosto de 2017 06:23
Sociedad

El tren siniestrado iba a 190 km/h en un tramo limitado a 80

|

Tras el siniestro mortal, el conductor mantuvo comunicaciones por radio en el que aseguró que iba a mucha mayor velocidad de la que indicaba la curva en la que se produjo el accidente. Las mismas fuentes han explicado que, tras el siniestro, el conductor del tren admitió también que iba a esta velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una conversación que mantuvo con la delegación del Gobierno en Galicia.

El presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar Rodríguez, ha confirmado que la línea ferroviaria donde se ha producido el accidente está dotada de un sistema de seguridad y ha asegurado que ayer mismo, por la mañana, el tren siniestrado pasó una revisión. En declaraciones a la cadena COPE, Renfe ha señalado que la caja negra está ya en manos del juez y se ha mostrado prudente sobre las causas, pero ha señalado que no se tardará mucho en conocerlas.

VEINTE HERIDOS CRÍTICOS


Para tal fin, la policía y técnicos de infraestructuras viarias investigan desde anoche los motivos del accidente, en el que han muerto al menos 78 personas y otras 130 han resultado heridas, según los últimos datos ofrecidos por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia. Veinte de las personas heridas están en estado crítico y dos de ellas aún no han sido identificadas, ha informado el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, que ha precisado por el momento hay 78 víctimas mortales.

Juárez ha acudido al Hospital Clínico de Santiago de Compostela para interesarse por el estado de los heridos en el suceso y ha afirmado que en estos momentos "no hay ningún indicio que indique que no fuera un accidente", en concreto "un descarrilamiento por velocidad".

IDENTIFICACIÓN DE CADÁVERES


En una de las conversaciones telefónicas mantenidas tras la tragedia, uno de los maquinistas del tren dijo: "Descarrilé, qué le voy a hacer, qué voy a hacer". Ambos conductores salieron ilesos del siniestro y participaron en las tareas de rescate, así como prestando ayuda en todo aquello que consideraron necesario.

La Policía Nacional ha desplazado desde Madrid a Santiago de Compostela a otros tres especialistas para colaborar en la identificación de cadáveres, que se suman a los seis agentes que se trasladaron anoche nada más ocurrir el trágico accidente.

Medio millar de agentes de la Policía Nacional participan en el dispositivo establecido tras el accidente de un tren Alvia en el que viajaban 247 pasajeros, han informado fuentes policiales.

PAISAJE DANTESCO


Miembros de los equipos de emergencia han comprobado en el interior de dos de los vagones del tren que descarriló anoche en Santiago que no hay más víctimas en su interior.

Durante toda la noche, un dispositivo de unas 200 personas, con la ayuda de dos enormes grúas, ha logrado elevar dos de los vagones más afectados en el accidente --que iban en la cola del convoy--, y subirlos a una carretera ubicada a más de cinco metros de altura respecto de la vía, a donde fue a parar también en el accidente el tercer vagón.

Una decena de bomberos han entrado en los convoyes y han comprobado que no quedan más personas en su interior tras retirar los asientos y otros objetos del tren. La primera luz del día ha dejado al descubierto en la zona del accidente un paisaje de vías sobre las que quedan mantas, maletas y otros objetos personales que salieron despedidos.

APOYO A LAS FAMILIAS


Entretanto, los familiares de las víctimas permanecen congregadas en el edificio Cersa de Santiago. Fuentes de los equipos de asistencia han informado de que, en una primera fase, a los familiares de los heridos sólo se les informará cuando se les tenga totalmente identificados y estén conscientes.

Mientras, dos coches fúnebres han comenzado pasadas las ocho de la mañana a trasladar los cadáveres al Hospital Universitario de Santiago para practicar la autopsia a las víctimas mortales del accidente ferroviario acaecido anoche en Compostela.

El accidente ocurrió antes de las nueve de la noche cuando un tren que cubría el trayecto Madrid-Ferrol descarriló en un tramo de vía de alta velocidad, en el que han muerto 78 personas y unas 130 han resultado heridas.

Fuentes judiciales han informado que durante la noche han trabajo en el complejo multiusos del Sar de Compostela, convertido en tanatorio tras el accidente, dos jueces, tres secretarios judiciales, diez forenses y un fiscal. Las mismas fuentes han indicado que la identificación de las víctimas mortales está siendo muy compleja, ya que algunas de ellas están muy desfiguradas.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil