miércoles, 23 de agosto de 2017 08:17
Opinión

JORDI CASAS DICE ADIÓS A MADRID

Joan Ferran
Joan Ferran

Jordi Casas, el Delegado de la Generalitat de Cataluña en Madrid, ha dimitido de su cargo institucional. Lo ha hecho fiel a su forma de ser y actuar. Lo ha hecho diciendo las cosas claras, por su nombre, como las siente. Compartí escaño con él en el Parlamento de Cataluña. Yo a la bancada socialista, él a las filas de Unión Democrática de Cataluña. Nos entendíamos bien a pesar de tener orígenes políticos diferentes y planteamientos programáticos opuestos. Mi afinidad con Jordi venía favorecida por su carácter abierto, el carácter comunicativo de ambos y una contundente claridad a la hora de exponer ideas.

Recuerdo, como si fuera hoy, una cena celebrada en el Palau de la Música posterior a la entrega de los premios Antonio Asensio que organizó 'El Periódico'. Los compañeros de mesa-periodistas y empresarios-no se podían creer el alto nivel de coincidencia entre Casas y yo respeto la 'polémica' Cataluña-España. Ambos coincidíamos en señalar quiénes eran los responsables de los malos entendidos, quiénes eran los instigadores aprovechados del supuesto conflicto, quien conspiraba, quien se beneficiaba de las rencillas .... A nuestro entender unos provenían del centralismo españolista nostálgico y extirpadores de Estatutos y autonomías varias, los otros del radicalismo nacionalista catalán que desprecia los avances y cambios logrados por el gradualismo inteligente.

Hoy Jordi Casas pliega y no quisiera que nadie interpretara estas breves líneas como una excusa para criticar la deriva del presidente Artur Mas y sus acólitos. Esto lo hago siempre que lo creo oportuno sin subterfugios. Al marchar, Casas ha reivindicado el espíritu de la Transición que protagonizó Miquel Roca, ha criticado la tele y radio gubernamental catalana y los recortes antisociales del gobierno convergente. Lo ha hecho fiel a su estilo, sin pelos en la lengua. La Generalitat y Cataluña pierden un buen servidor en Madrid, un hombre de entendimiento. En la capital del estado hace falta gente como Jordi Casas y sobran talibanes.

Estoy seguro que Jordi, fuera del circuito institucional, seguirá siendo una persona abierta, agradable y diáfana ... un demócrata inspirado por humanismo cristiano.

Joan Ferran

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil