domingo, 22 de octubre de 2017 05:03
Sociedad

Bruselas pide a España acoger al 9% de solicitantes de asilo que se reubiquen en la UE y a 1.500 nuevos

|




España deberá acoger al 9,1% de los demandantes de asilo que se reubicarán en los próximos meses en todos los países de la UE desde los Estados miembros más afectados por la actual crisis migratoria en el Mediterráneo (en particular, Italia, Grecia y Malta). También tendrá que hacerse cargo de 1.549 personas dentro del programa que Bruselas quiere poner en marcha para transferir a Europa de manera segura y legal a 20.000 demandantes durante los años 2015-2016, según el nuevo sistema de cuotas propuesto este miércoles por la Comisión Europea. Las propuestas de Bruselas, si son aprobadas por los Gobiernos y la Eurocámara, obligarán a España a incrementar considerablemente el esfuerzo realizado en los últimos años en materia de asilo. España se encuentra entre los países de la UE donde se registran menos peticiones de asilo y el año pasado concedió protección internacional sólo a 1.600 personas (el 1,15% de las decisiones positivas en toda la UE) y aceptó acoger a 125 refugiados en programas de reasentamiento.


Las cuotas para repartir constituyen la iniciativa más novedosa de la nueva Agenda Europea de Inmigración presentada por el Ejecutivo comunitario, que pretende imponer una mayor solidaridad entre los Estados miembros. Bruselas ha calculado las cuotas basándose en cuatro criterios: el PIB, el tamaño de la población, la tasa de paro y la media de peticiones de asilo tramitadas y refugiados reubicados entre 2010-2014.

El número total de personas a reubicar mediante este sistema temporal de emergencia sólo se conocerá a finales de mayo, cuando el Ejecutivo comunitario tiene previsto presentar su propuesta legislativa. El Estado miembro receptor será el responsable de examinar las demandas de asilo de estas personas. Los países afectados por la presión migratoria -previsiblemente Italia, Grecia y Malta-, no tendrán que participar. Las cuotas para reubicar inmigrantes serán obligatorias.

A finales de año, el Ejecutivo comunitario propondrá un sistema permanente para reubicar solicitantes de asilo que permita responder a futuras crisis.

En cuanto al programa de reasentamiento, Bruselas plantea ofrecer un total de 20.000 plazas a refugiados procedentes sobre todo del norte de África, Oriente Próximo y el Cuerno de África, para evitar que estas personas se embarquen y acaben muriendo en el Mediterráneo. Este programa será gestionado en colaboración con el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados y la Comisión contribuirá con 50 millones de euros adicionales del presupuesto comunitario. En este programa participarán todos los Estados miembros y el mayor peso recaerá en Alemania (3.086 personas), Francia (2.375) e Italia (1.989).

A diferencia de la reubicación de emergencia, el programa de reasentamiento tendrá un carácter voluntario para los Estados miembros.

Se trata de "hacer lo que nuestros ciudadanos nos piden, es decir, impedir que prosiga la tragedia humanitaria en el Mediterráneo, pero también ofrecer una solución sostenible a largo plazo a un problema que no desaparecerá simplemente ignorándolo", ha dicho el vicepresidente primero de la Comisión, Frans Timmermans.

Reino Unido -que ya ha expresado su rechazo frontal a esta iniciativa- Irlanda y Dinamarca cuentan con cláusulas de exención que les permiten no participar en el reparto de refugiados. Las cuotas obligatorias de inmigrante han chocado hasta ahora con la oposición radical de los Estados miembros, que alegan que se trata de una cuestión que afecta a la soberanía nacional. No obstante, el agravamiento de la crisis migratoria en el Mediterráneo ha llevado a algunos países, como Alemania o Francia, a cambiar de posición.

"Sí, son propuestas difíciles. Sí, generarán debate y críticas, pero no es aceptable que la gente en la UE diga que hay que evitar que la gente muera en el Mediterráneo y al mismo tiempo se quede callada cuando se plantea que debe ocurrir con estas personas que fueron salvadas en el Mediterráneo", ha apuntado Timmermans.


RESPUESTA INMEDIATA Y PERSPECTIVAS DE FUTURO

Además de las cuotas para refugiados, la Agenda Europea de Inmigración incluye una serie de medidas inmediatas que ya fueron respaldadas por los líderes europeos en la cumbre extraordinaria de abril. Entre ellas se encuentra triplicar el presupuesto y los efectivos de las misiones de la Agencia de Control de Fronteras (Frontex) en el Mediterráneo, y lanzar una misión militar para capturar y destruir las embarcaciones de los traficantes de inmigrantes.

La Alta Representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, ha anunciado que el lanzamiento de esta operación se aprobará en la reunión de ministros de Exteriores del lunes. "No estamos planeando una intervención militar en Libia, no es de ninguna manera una opción para nosotros. Lo que estamos planeando es una operación naval, en coordinación esperemos con las autoridades libias, para desmantelar el modelo de negocio de las organizaciones criminales que trafican con personas", ha dicho Mogherini.

De cara al futuro, Bruselas sugiere además reforzar el papel de Frontex en las operaciones de retorno de los inmigrantes irregulares y firmar más acuerdos de readmisión con países terceros. También apuesta por reflexionar sobre la creación de un Sistema Europeo de Guardias de Fronteras, establecer un proceso único de decisión en materia de asilo o fomentar vías de migración legal, por ejemplo revisando el sistema de tarjeta azul para atraer a inmigrantes altamente cualificados.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil