martes, 17 de octubre de 2017 07:56
Sociedad
SALUD

La cirugía metabólica es capaz de curar la diabetes tipo 2 en pacientes de corta evolución de la enfermedad

|


La cirugía metabólica o 'by-pass' metabólico es una intervención realizada por laparoscopia capaz de curar la diabetes tipo 2 en pacientes con menos de diez años inyectándose insulina, en los que solo toman antidiabéticos orales y en aquellos que aún tiene reserva pancreática, es decir, que el estado del páncreas permite hacer su función.


"Los resultados de la cirugía de la diabetes son extraordinarios", afirma el jefe de la Unidad de Cirugía de la Obesidad y Diabetes del Hospital Ruber Internacional, el doctor Carlos Ballesta, pionero en esta intervención en el mundo y referente en este campo en España, donde su técnica, "sin agresión y sin abrir al paciente", se ha estandarizado en numerosos centros hospitalarios. Todos los centros que realizan esta cirugía la hacen según la técnica que él implementó.



"Todas aquellas personas que tienen un IMC superior a 35 o que con un exceso de peso de 30 kg son diabéticos, hipertensos o padecen una enfermedad que se ve agravada por el exceso de peso, como la hernia de disco (columna) o infarto de miocardio, stent, etc., son pacientes indicados para esta cirugía, encaminada a curar la diabetes y aquellas enfermedades del metabolismo que la acompañan y que, tarde o temprano, van a producir la muerte o incapacidad del que las padece", señala a Europa Press.


Entonces, si esta técnica que está ampliamente reconocida en el mundo y avalada por organismos internacionales como la Federación Internacional de Diabetes, ¿por qué no se ha estandarizado desde los organismos sanitarios? A esta pregunta, Ballesta responde afirmando que "no la quieren reconocer" y, lo que es más cuestionable, "se tardarán años en reconocer".



El motivo se encuentra en la gran población afectada por la diabetes: en España seis millones, en el mundo 382 millones de personas. "¿Qué hacemos con estos pacientes que llegan al Sistema Nacional de Salud diciendo que quieren operarse? Esta cirugía es tan espectacular como para que todo el mundo la recomendara, pero ¿cómo damos abasto a la gran demanda? No se puede porque se comería los presupuestos, lo mismo ocurre con la cirugía de la obesidad", afirma. No obstante, estas cifras son preocupantes y reiteran la importancia de acciones inminentes. "Imagínate lo que puede suponer curar la diabetes, va a ser la cirugía que va a arrasar en el siglo XXI", afirma convencido de que "en este siglo se va a producir la estandarización de esta cirugía".



Lo cierto es que todos los organismos internacionales entienden que debe ser vista, al menos, como alternativa para pacientes con mala respuesta farmacológica. "Es la mejor alternativa porque evita comorbilidades como la retinopatía diabética o el riesgo de amputaciones de extremidades", afirma.


Concretamente, explica que por cada unidad porcentual que baja de la hemoglobina glicosilada --que es como se mide el nivel de diabetes-- se reduce un 14 por ciento del riesgo de infarto del miocardio; un 37 por ciento del riesgo de retinopatía diabética; un 43 por ciento del riesgo de amputaciones de extremidades; y un 21 por ciento del riesgo de mortalidad.



Se puede decir que "la cirugía ha vencido a la insulina", algo impensable hace unos años pero que se demuestra al ver a pacientes que entre los 15 días y los tres meses dejan de usar la insulina, "aunque hay en pacientes que no vemos la curación hasta los seis meses, pero sí vemos los resultados" porque se observa cómo van dejando la insulina. "El paciente no esta curado hasta que deja de pincharse insulina", advierte, aunque, como experto, señala que aquí hay discrepancias con otros médicos, ya que su opinión sobre la curación es que "el sustrato de diabetes no se cambia".



Los índices de curación con esta cirugía varían entre el 75% a los 6 meses de la operación, hasta el 85% a los dos años, y alcanzando cifras del 97%. No obstante, Ballesta aclara que con la operación se han modificado las hormonas para que el paciente no se manifieste como enfermo, "pero el paciente si come muchos dulces le subirá el azúcar".



¿EN QUÉ CONSISTE LA CIRUGÍA DE LA DIABETES?



El objetivo de la operación es conseguir una modificación en la actuación de las hormonas digestivas que lesionan el páncreas y como consecuencia, producen la diabetes. Para ello se realiza una operación que actúa sobre la zona del tubo digestivo donde intervienen todas las hormonas que inducen el metabolismo de la insulina.



Esto se consigue desviando los alimentos para que no pasen por el estómago, duodeno-páncreas y primera parte del intestino delgado. Los alimentos dan un salto desde la entrada del estómago a la segunda parte del intestino, por eso recibe el nombre de 'by-pass', y cura o corrige las alteraciones metabólicas. "Se trata de una cirugía metabólica porque hay que tener en cuenta que la diabetes va unida al colesterol, la hipertensión, los trigliceridos altos, etc, lo que se reconoce como enfermedad metabolica. Curamos todo eso", señala.



Hace 20 años este especialista, dedicado al estudio y control de la obesidad, recuerda que ésta técnica surgió tras ver que los pacientes que eran obesos y diabéticos tras pasar por cirugía se les curaba la diabetes, pero no en el mismo porcentaje en todas las operaciones. "Se vio que el índice de curación actuando solo sobre el estomago se curaba un 50 por ciento de los pacientes con diabetes, sin embargo cuando se hacia un 'by-pass' gástrico para perder peso el índice de curación superaba el 80 por ciento, y con una diversión biliopancreática superábamos en 95 por ciento; y nos dimos cuenta que actuábamos sobre una serie de hormonas que están en el duodeno, estomago e intestino, y si se trabaja solo sobre el estomago no tocas las del intestino y las de duodeno, que son las más activas produciendo la diabetes, por contra si actúas sobre las del duodeno y el intestino y poco sobre del estomago, se cura la diabetes", añade el doctor.


En consecuencia, "si actuamos solo en el estómago, realizando una banda gástrica, tendremos un índice de curación del 50%. Si realizamos un 'by-pass' gástrico obtendremos un 83% de curación y si practicamos una cirugía metabólica un 98%".


Esta técnica se realiza mediante material sofisticado, complejo y de precisión electrónica gracias al uso de bisturís que cortan y coagulan por ultrasonidos y de máquinas que separan y sellan los órganos y tejidos a la vez, y el paciente es dado de alta hospitalaria a las 48-72 horas de realizarse. "Lo más espectacular de esta intervención es que en días o semanas el paciente deja de ser diabético (no necesita insulina) y se curan las enfermedades que produce la diabetes en ojos (retinopatía), corazón (angiopatía, evita el infarto), e impide que el páncreas se deteriore hasta destruirse, logrando una función pancreática normal y suficiente para su función metabólica", añade el doctor.



Por tanto, una vez realiza la operación el paciente debe tener una alimentación sana, y recordar que fue diabético y que ahora, gracias a esta intervención, no tiene la privación de alimentación y la dependencia farmacológica.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil