miércoles, 18 de octubre de 2017 00:20
Sociedad
¿QUÉ SECTOR ELEGIRÁ EL PAPA FRANCISCO?

Juego de tronos en la elección del nuevo obispado de Barcelona

|

joanenricvives.jpg


Parece ser, que la elección del nuevo Obispado de Barcelona está generando disputas internas, según publica este viernes el Diario de Andorra. Así el sector nacionalista catalán, con apoyo a Vives, y nacionalista español, con Omella, juegan las cartas para evitar que se nombre al candidato rival. En todo caso, elegir un obispo es un proceso largo que comienza con una terna que presenta el anuncio del país donde se producirá la elección.

Posteriormente la lista llega a la congregación de cardenales que hace un informe de los diferentes candidatos presentados. Los informes son trasladados a la Secretaría de Estado y finalmente el Papa es quien toma la decisión. En diócesis pequeñas normalmente el candidato recomendado por la Congregación suele ser el elegido, en las grandes suelen haber más sorpresas.


El caso es que el arzobispo de Barcelona cumplió 78 años el 29 de abril y ya ha agotado la prórroga máxima de tres años que se da a algunos obispos una vez han presentado obligatoriamente la renuncia a los 75. El próximo obispo tiene un reto muy grande porque seguramente estará al frente de la Iglesia catalana en medio del proceso soberanista. Es con esta perspectiva que los centralistas no quieren un obispo considerado nacionalista como Vives y los catalanistas no quieren ni oír hablar de Omella, un obispo con el que el catolicismo catalán sólo tiene quejas.

El actual obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño se le acusa desde la Iglesia catalana de haber sido el impulsor de la campaña aragonesa para quedarse un centenar de obras de arte sacro que siempre habían estado en Lleida. También se le imputa haberse puesto al lado de Rouco Varela cuando impulsó una directiva contra los nacionalismos. Además Omella apoyó la cláusula donde se afirmaba que la unidad de España es un bien moral y que los que no estén de acuerdo con esta tesis, sean o no católicos, son inmorales.

La posibilidad de que el Papa nombre Omella ha vuelto a poner sobre la mesa la lucha encarnizada que mantuvo el catolicismo catalán por el nombramiento del vallisoletano Marcelo González Martín como obispo de Barcelona. Esta decisión provocó la campaña de rechazo llamada "Queremos obispos catalanes" y que provocó que en 1971, sólo cuatro años después de su nombramiento, el Vaticano envió Gonzalez en Toledo como Cardenal y designó Narciso Jubany para Barcelona.

El mundo católico catalán da por hecho que Joan-Enric Vives está a punto de ser nombrado obispo de Barcelona y una de las posibilidades pasa por que el nombramiento tenga lugar este mismo viernes, aunque no hay ninguna fecha máxima y el Vaticano se caracteriza por nombramientos sorpresivos.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil