viernes, 18 de agosto de 2017 09:09
Portada
Sucesos

Un hombre condenado a 8 años de prisión por delitos de agresión sexual, malos tratos y amenazas

|



La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a R.S.M. a ocho años y dos días de prisión como autor responsable de un delito de agresión sexual, en concurso ideal con un delito de malos tratos, de un delito continuado de amenazas y de una falta de vejaciones, todos en grado de consumación.


Por ello, la sentencia recoge que a R.S.M. se le condena a seis años de prisión y la prohibición de acercarse a menos de trescientos metros de la persona o lugar de residencia de L., su víctima; además se le pena con nueves meses y un día de cárcel y se le priva del derecho a la tenencia y porte de armas durante dos años y un día e igualmente se le prohíbe acercarse a L. por el delito de malos tratos; mientras que por amenazas se le condena a un año, tres meses y un día de cárcel, y a la pena de cuatro días de localización permanente por la falta de vejaciones, entre otras.


Asimismo, está condenado al abono de las costas, incluidas las de la acusación particular y a indemnizar a L. con 20.000 euros por el daño moral derivado de la agresión sexual y los días de curación de sus lesiones.


Los hechos probados, recogidos en la sentencia, señalan que R.S.M. mantuvo una relación sentimental durante algo más de un año con L., que residía en Santa Lucía de Tirajana, y durante el mes de marzo de 2014 la relación que ambos mantenían se rompió.


Este hecho motivó que R.S.M. enviara a L. el 11 de marzo un mensaje de voz y de whatssap, desde su teléfono móvil, en la que amenazaba a L. con darle una paliza. Posteriormente, el 13 de abril de 2014, le envió otro mensaje asegurándole que le volvería a violar a ella y a su madre. Asimismo, el 23 de abril de ese mismo año volvió a enviarle otro mensaje amenzándola a ella y al hijo de L.


Sin embargo, el 2 de mayo de 2014, sobre las 22.00 horas, el acusado al pasar por la vivienda de L. y verla en la ventana, le pidió que lo dejase entrar para recoger sus pertenencias, a lo que ella accedió voluntariamente pero, una vez en el interior de la vivienda, el procesado con la finalidad de satisfacer sus deseos sexuales comenzó, a pesar de la oposición de L., a golpearla en la cara y a empujarla hacia la habitación forcejeando con ella.


Seguidamente, una vez en la habitación, tras cerrar la puerta, bajarse los pantalones y lograr quitarle a L. los pantalones y su ropa interior, la tiró en la cama pidiéndole que le "dijera que lo quería" para a continuación agarrarla de los brazos y golpearla en diversas partes del cuerpo, fundamentalmente en la cabeza y muslo, y penetrarla.


A consecuencia de estos hechos, L. sufrió lesiones consistentes en contusiones craneales con hematomas en regiones parietales y occipital, eritemas en región cervical bilateral y submandibular, hemaotma en región facial izquierda, así como en ambos antebrazos, en muslo izquierdo región externa tiene múltiples hematomas de gran tamaño, que precisaron de primera asistencia facultativa sin tratamiento médico posterior, teniendo que estar durante 14 días atendida por facultativos sanitarios y cuatro de ellos impeditivos, y sin secuelas.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil