sábado, 21 de octubre de 2017 06:59
Opinión

LA IGLESIA NO TIENE REMEDIO

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

A Sor Lucia Caram y a Sor Teresa Forcades les está pasando como a Don Quixote de la Mancha: “Sancho con la Iglesia hemos topado”. Y en ese “sin vivir” físico y espiritual andan la dominica y la benedictina cuando se cumple el quinto centenario de su colega Teresa de Ávila quien, como bien saben los jefes de ambas religiosas fue también la autora de aquellos versos que comenzaban con el conocido Vivo sin vivir en mí/y tan alta vida espero/que muero porque no muero” , que muy bien podrían servir a nuestras dos monjas para tratar de entender el por qué al Vaticano y a los obispos de las que dependen les haya picado la curiosidad por sus actividades mas mundanas.


Hace unos meses los prelados catalanes celebraron una reunión en el marco de la llamada Conferencia Episcopal Tarraconense en la que era de esperar que solo hablaran de “sus cosas”, fundamentalmente espirituales. Nadie esperaba que entre los temas tratados figurara una crítica abierta a las actividades de ambas religiosas. Y sin embargo, según se ha sabido ahora, así fue, para su desgracia, ya que, de aquellos barros de preocupación obispal, han devenido estos lodos vaticanos, en los que nuestras dos pobres monjas están sumergidas hasta el cuello en estos momentos. Como quiera, que cuando los prelados catalanes hablaron de las actividades de ambas, el tema se consideró “materia reservada”, nada se supo de lo que habían decidido los prelados y mucho menos, de que apostaran por llamar al orden a quienes, según su opinión, habían mostrado una excesiva exposición mediática y con ello una “popularidad” nada conveniente para los intereses más conservadores de la Iglesia católica.


A Sor Lucía, sus superiores a los que por su fe un día juró obediencia, le han roto el alma porque le van a devolver a su vida contemplativa mal que le pese, tras visitar en el Vaticano al Jefazo Carballo, un franciscano muy del gusto del Papa Francisco, quien le ha dejado claro lo que no puede hacer si quiere vestir los hábitos que con tanto sacrificio ha profesado hasta el momento. No parece que nuestra monja quiera convertirse en la Señora Caram que es lo que si va a hacer Doña Teresa Forcades, quien, diga lo que diga el Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada ella quiere ser la candidata a la Presidencia de la Generalitat de Catalunya porProcés Constituenty por lo tanto, a colgar los hábitos en su celda del Monasterio de Sant Benet y pelear por sus ideas independentistas aunque al Obispo de Sant Feliu de Llobregat le dé un soponcio.


Como ven a nuestras dos monjas se les caído encima el nunca llamado machismo eclesial, que “haberlo hailo” como dicen en mi Galicia natal, pero al que nadie se atreve meter en cintura en pleno siglo XXI porque no muy lejos de su quehacer diario pero discreto se mueven otros intereses no menos sibilinos y poderosos como son los políticos y los económicos. ¡La madre que los parió a todos!

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil