lunes, 23 de octubre de 2017 15:21
Sociedad
POR SU RELACIÓN CON MARÍA TERESA FERNÁNDEZ DE LA VEGA

Un juez que debía revisar el caso de los ordenadores de Bárcenas pide abstenerse por estar vinculado al PSOE

|


Uno de los magistrados que debían revisar el archivo dictado por una juez de Madrid de la causa que investiga el borrado de los ordenadores del extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas ha solicitado abstenerse del procedimiento por haber ocupado cargos de libre designación en gobiernos socialistas.


El juez de la Audiencia Provincial de Madrid Ignacio Sánchez Yllera ha remitido un escrito al presidente de su Sección en el que solicita quedar apartado en esta causa y explica que ejerció como director de gabinete de María Teresa Fernández de la Vega en su etapa como secretaria de Estado de Justicia, entre los años 1994 y 1996. Ocho años más tarde ocupó el mismo puesto, en este caso cuando De la Vega fue nombrada vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de la Presidencia.


"Desde 1990 he mantenido con María Teresa Fernández de la Vega una estrecha relación de trabajo y sincera amistad personal", dice el magistrado que agrega que debido a su estatuto profesional no mantuvo nunca relación orgánica con el PSOE.


El juez Sánchez Yllera aclara que, aunque no se siente personalmente concernido por los intereses que se ventilan en el caso, su situación personal podría plantear dudas sobre su imparcialidad.


La causa sobre la destrucción de los discos duros de los ordenadores que empleaba el extesorero 'popular' en la sede del partido desapareció después de que fuera archivada en octubre de 2013 cuando aún estaba pendiente de la resolución de los recursos contra su archivo.


El magistrado de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que inició la instrucción y se inhibió posteriormente a favor de los Juzgados madrileños, remitió estas diligencias hace unas semanas después de recibir una petición del Juzgado 32, que las reclamó cuando la secretaría judicial se disponía a enviarlas a la Audiencia Provincial de Madrid y se percató de que habían desaparecido.


El juzgado madrileño asumió la investigación después de que el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional considerara que el caso no era de su competencia tras advertir que "la manipulación" de los datos contenidos en los dispositivos podía constituir un delito de encubrimiento o de daños informáticos.


NI DAÑO NI ENCUBRIMIENTO


Su titular decidió archivar provisionalmente la investigación hace casi año y medio al no apreciar daños debido a que los ordenadores eran propiedad del PP aunque los usara el extesorero. Precisaba que tampoco se podía hablar, por el momento, de encubrimiento porque la Audiencia Nacional aún no ha condenado a Bárcenas y para que haya encubrimiento tiene que estar probado el delito.


El archivo se produjo sin que la magistrada hubiera practicado prueba alguna ni tomara declaración a posibles imputados. La causa ha quedado reconstruída después de que las partes personadas hayan presentado de nuevo los escritos remitidos.


EXTRAVÍO DE LA CAUSA


IU, ALA, Ecologistas en Acción y Federación los Verdes presentaron la primera querella sobre este asunto en los Juzgados madrileños el 17 de octubre de 2013 y con fecha 30 de octubre de 2013, sin practicarse ninguna diligencia de averiguación, fue sobreseída. Dicho sobreseimiento fue recurrido en apelación por las acusaciones, habiéndose producido el extravío en el traslado del expediente entre los juzgados de Madrid y el órgano judicial que debía resolver dicho recurso, la Audiencia Provincial de Madrid.


La querella se dirigió contra el propio PP como persona jurídica, al considerarle esta acusación penalmente responsable de los hechos. Es la primera querella que se presentaba en España contra un partido político, después de la reforma del Código Penal del pasado mes de enero de 2014 que lo hacia posible.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil