sábado, 19 de agosto de 2017 15:13
Politica

Jordi Castells esta siendo investigado por supuesto moobing a sus subordinados

|

salvador esteve



CatalunyaPress.- La cooperación al desarrollo en la Diputación de Barcelona depende del director de Relaciones Internacionales, Jordi Castells Masanés, que curiosamente fue propuesto para el cargo por Josep Maria Matas, ex coordinador de la Diputación que tuvo que dimitir en 2012 después de un sonoro escándalo contable. Un informe de la Agencia de Salud Pública al que ha tenido acceso CatalunyaPress situa a Castells en el centro de un posible caso de mobbing a sus subordinados en base a comportamientos déspotas y machistas.

La nueva y polémica gestión de los fondos de cooperación desde 2012 ha provocado continuos choques con la Oficina especializada de la Diputación, adscrita a Relaciones Internacionales, y que atesora en apenas tres años la rotación de cuatro jefes en el Área. El último, Jonathan Jorba, persona de la confianza de Castells Masanés nombrada en junio de 2014, comunicó el pasado lunes de forma oficial su renuncia al puesto y su traslado al Instituto de Estadística de la Generalitat (Idescat).

La Agencia de Salud Pública de Barcelona ha detectado en un informe del 4 de mayo que un buen número de funcionarios y técnicos de la Diputación de Barcelona denuncia prácticas de mobbing en su departamento. El informe, titulado Riesgos laborales en la Dirección de Relaciones Internacionales, recoge decenas de declaraciones de los técnicos afectados, que denuncian que el origen de los problemas laborales tiene que ver con las quejas técnicas por las supuestas irregularidades cometidas en el reparto de fondos de la cooperación al desarrollo.

La presión desde arriba para que determinados proyectos y ciertas empresas consiguieran fondos ha sido constante desde 2012, según las quejas de los trabajadores del área de cooperación hicieron llegar a la Oficina de Prevención de Riesgos Laborales de la Diputación a partir de un cuestionario impulsado por el delegado de CCOO.
Según las conclusiones del informe de la Agencia de Salud Pública de Barcelona : “existen indicios evidentes de riesgo para la salud que parte del estilo actual de dirección” y por ello recomienda “una actuación inmediata para investigar con más profundidad la situación actual”.

El informe recoge numerosas declaraciones de los técnicos denunciando malas prácticas en el reparto de los fondos de cooperación al desarrollo y achacando el deterioro de la situación al desembarco en Relaciones Internacionales de Castells que presuntamente habría instaurado un ambiente de “miedo y represión”, con “amenazas y represalias constantes” a los técnicos de su departamento.

Así mismo en el informe al que ha tenido acceso CatalunyaPress se incluyen comportamientos machistas por parte de Castells a sus subordinadas a quienes entre otras cosas les decía “mejor entra tú primero porque así puedo mirarte el culete” o se dirigía a ellas con un despéctivo “oye nena” en lugar de por su nombre o insinuaba que habían elegido trabajar en la entidad pública “porque así podéis cuidar de vuestros hijos”. Actitudes que recoje el perceptivo informe de la Agencia de Salud Pública de Barcelona y que muestran indicios de supuestos comportamientos “no éticos” por parte del director de Relaciones Internacionales, Jordi Castells Masanés. Cabe destacar que debido a este tipo de comportamientos muchos técnicos han estado de baja por enfermedad profesional con recaidas y más de 4 trabajadores han solicitado el traslado de departamento.

Lo curiso del caso es que a Castells se le ha abierto un expediente a instancias de los sindicatos que coordina directamente el gerente de la Diputación de Barcelona en lugar del Departamento de Recursos Humanos que sería el procedimiento habitual en este tipo de casos. Lo que sospechan los sindicatos al respecto es que esté expediente quedará en aguas de borraja cosa a lo que no están dispuestos a aceptar según las fuentes consultadas por CatalunyaPress. Porque amén de que puede darse la situación de cesar a Castells tienen que depurarse responsabildidades más altas en el organigrama de la institución pública.

Y ahora la pregunta de todo esto es ¿cómo actuará con Jordi Castells el actual presidente de la Diputación de Barcelona, Salvador Esteve? ¿le retirará la confianza depositada en él?.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil