viernes, 20 de octubre de 2017 12:49
Politica
CAMPAÑA DE ACOSO

El exconseller Mateu Cañellas denuncia ante el juez un pacto entre imputados para tergiversar las tramas de UM

|


El que fuera conseller de Deportes en el último Govern del Pacte (de 2007 hasta la expulsión de Unió Mallorquina del equipo de gobierno en 2010), Mateu Cañellas, ha denunciado ante el Juzgado una campaña de acoso contra él para incriminarle en distinas tramas de corrupción de UM como represalia por haber posibilitado y facilitado la investigación de casos como Nóos, Palma Arena y Turisme Jove, descubiertos en su Conselleria cuando accedió a este cargo.

 

Algo que, tal y como relata el exalto cargo en su denuncia, a la que ha tenido acceso Europa Press, "jamás se me perdonó" por parte de quienes "consideraron esa actuación mía, honesta, leal y legal, por cierto, el origen de sus males" y el "detonante" de "importantes" investigaciones contra "personas de peso" y no sólo contra la desaparecida formación regionalista.


Cañellas dirige sus alegatos contra la exnúmero dos de UM en el Ayuntamiento de Palma y exconcejal de Medio Ambiente Cristina Cerdó; Eugenia Cañellas, secretaria técnica del exvicepresidente del Consell de Mallorca Miquel Nadal -éste último en prisión desde agosto de 2013 por varios delitos contra la Administración-, y un agente de la Policía Nacional que habría "allanado" el camino para exculpar a la primera en las investigaciones abiertas contra UM, tal y como adelantó esta semana un diario local.


"La corrupción alcanzó a algún investigador que olvidó su deber de perseguir el delito", abunda Cañellas en relación con el policía denunciado. Según relata, el agente mantenía "una estrecha relación de amistad con determinados miembros de UM desde muy antiguo", como Nadal entre otros, lo que le llevó "a manipular la realidad y viciar la instrucción en mi perjuicio, en aras a salvar o minimizar la responsabilidad de sus próximos".


El exatleta, subcampeón del mundo absoluto en 1500, afirma que sus últimos años en UM fueron un "calvario", recriminando sentirse acusado "en falso en base a meras manifestaciones de enemigos".


Cabe recordar que UM se disolvió en febrero de 2011 acuciada por los numerosos casos de corrupción que pesan a sus espaldas.


Un año antes, el estallido de uno de esas investigaciones, el caso Voltor, llevó al entonces presidente del Govern, Francesc Antich (PSIB), en medio de una crisis sin precedentes en el Ejecutivo balear, a expulsar a todos los cargos ejecutivos del partido 'uemita' de las principales instituciones de las islas. Se rompía así el pacto de gobernabilidad firmado con UM en 2007.


ENTREGA DE 60.000 EN EFECTIVO PARA "COMPRAR VOLUNTADES"


Entre los numerosos hechos que denuncia el exconseller para que "no se llegara al fondo" de las distintas pesquisas o se le "cargase" a él "el muerto", recuerda cómo la propia Cristina Cerdó ofreció 60.000 euros en efectivo a otra miembro de UM "a fin de comprar su voluntad" y "participase en determinadas actuaciones en mi perjuicio", para lo cual Cañellas ha aportado distintas pruebas con las que acreditar esta circunstancia.


Unos fondos que, al margen de ir dirigidos a "arrinconarme y eliminarme", asevera, podrían proceder "de los recursos económicos ilícitos de los que disponían algunos dirigentes de UM y, en este caso concreto, de la regiduría de Medio Ambiente o la Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado (Emaya), controladas directa y firmemente por Cristina Cerdó".


"EL PODER SOCIAL Y ECONÓMICO DE ESTAS PERSONAS ERA INMENSO"


"El poder fáctico, mediático, social y económico de estas personas era inmenso hace unos años", incide Cañellas en su denuncia, en la que recalca cómo estos hechos podrían constituir delitos de amenazas, coacciones y estafa procesal, al mismo tiempo que el dinero ofrecido por Cerdó a la testigo "podría provenir de la malversación de caudales públicos o cohechos".


Otro de los aspectos a los que alude es una conversación telefónica que mantuvo con Cañellas -y cuya grabación aporta a la causa- en la que ésta "reconoce la maquinación orquestada por Miquel Nadal tendente a cambiar las declaraciones de toda la gente y echar las culpas de todo" -y más en concreto de la contratación de afines a UM con fondos públicos- a Mateu Cañellas y a la entonces secretaria del Comité Local del partido, Antònia Vidal.


"Llega a reconocer que yo no he hecho nada y que le sabía muy mal lo que hacía, pero que la habían acosado. Su temor hacia Nadal era evidente y afirmó verse obligada a atacarme", sentencia Cañellas.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil