domingo, 17 de diciembre de 2017 22:33
Sociedad
EL ESTRÉS PUEDE SER BUENO

El estrés afecta al 30 por ciento de los trabajadores

|


El 30 por ciento de las personas trabajadoras padecen estrés, de las cuales, el 44 por ciento de los hombres y el 28 por ciento de las mujeres afirman que la principal causa es el estrés en el trabajo, según ha afirmado el psicólogo y profesor del Instituto Europeo del Bienestar y la Salud, José Luis García Martínez. 


Además, este experto, en la ponencia 'Los signos del estrés', ha explicado, no obstante, que en el estrés los factores psicológicos solo explican el 15 por ciento de la varianza total.


La mayoría de la gente piensa que el estrés laboral está determinado por la sobrecarga de trabajo, sin embargo en este punto el experto ha querido recalcar que el estrés también puede ser consecuencia de lo que los expertos llaman infraestimulación e infracarga. Es decir, un trabajo con poca responsabilidad, a determinados trabajadores les puede generar un nivel de estrés mayor en comparación a un trabajo donde tiene más carga laboral.


Sin embargo, aunque la gente asocie el estrés a algo negativo, que no se puede controlar, y que tiene numerosas consecuencias asociadas, este también puede ser bueno. Es lo que los expertos llaman eustrés, y se caracteriza por ser adaptativo, por tener un mayor rendimiento y por tener una mayor eficacia.


A pesar de esto, los estresores son muchos, casi innumerables y solo se pueden identificar aquellos que con más frecuencia producen tensión y consecuencias negativas. Por ello, el experto ha señalado una serie de desencadenantes del estrés laboral que pasan por las fuentes intrínsecas del trabajo; el desempeño de los roles; las relacciones interpersonales y grupales; el desarrollo de la carrera; las nuevas tecnologías; el nivel organizacional, y la extraorganizacionales.


DESENCADENANTES DEL ESTRÉS


En lo referente a las fuentes intrínsecas al propio trabajo, factores como el ruido, las vibraciones, la iluminación, la temperatura, la toxicidad, las condiciones climatológicas, la disponibilidad y la disposición del espacio físico, o la higiene, son estresores para las personas. Además, también puede provocar estrés las demandas del trabajo como puede ser el trabajo por turnos -el turno de noche-, y los peligros y riesgos que algunos trabajos llevan consigo.


Por otro lado, el profesor García ha destacado que "todo lo que son los aspectos de desempeño de roles, tanto lo que es la ambigüedad, como el conflicto, como la sobrecarga, son elementos muy importantes porque también recogen parte de las demandas de los trabajadores frente a la organización del trabajo".


Las relaciones grupales e interpersonales también son un desencadenante del estrés, sobre todo cuando se mide la calidad con los compañeros, los superiores, los subordinados y los clientes y usuarios. En el caso de las situaciones más grupales, el experto ha afirmado que se relaciona "el estrés con parte de los factores que integran el clima laboral como son la cohesión, la presión y el propio clima".


En lo que respecta al desarrollo de la carrera, principalmente lo que provoca estrés es la inseguridad del empleo y las llamadas transiciones de carrera, ya que estas pueden ser muy rápida, o pueden ser muy lentas. En este sentido, las promociones excesivas tienen la consecuencia de que arrastran mucho a la gente joven a empezar a tener mayor ansiedad, y por tanto manos capacidad de control sobre lo que se hace.


Por último, el profesor García también ha destacado que las nuevas tecnologías son un estresor porque "la tecnología tiene un cierto empobrecimiento social". Es decir, además de lo anterior, estas también provocan un incremento del control y monitorización de desempeño, una invasión de la privacidad, una falta de formación y actualización y un cambio de roles.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil