lunes, 18 de diciembre de 2017 00:08
27S

Mas llama a las entidades a articular una lista soberanista junto a él para ganar las elecciones

|



Lledó Barberá.- El President de la Generalitat, Artur Mas, ha inaugurado la precampaña para las elecciones del 27S en el Teatre del Foment Cultural i Artístic de Molins de Rei recalcando que “las próximas elecciones tienen un reto muy grande, el de saber si hay una mayoría soberanista” y ha invitado a las entidades soberanistas a que trabajen para “hacer unidad desde la sociedad civil” para que el ‘Sí-Sí’ gane las elecciones y que “vuelva el turbo de la ilusión” que lleve a “Ítaca”.


En un tetro lleno que ha recibido al President a gritos de 'Independencia' y 'Mas president, Catalunya independent', Artur Mas ha dado el pistoletazo de salido a la precampaña de las elecciones del 27S en una comparecencia que ha querido calificar de conferencia y no de mitin político, dejando claro que éstos últimos "ya llegarán" y que ahora se trata de hacer una "reflexión en profundidad de la situación actual de la sociedad catalana mirando hacia delante y bien lejos". 


Joan Ramón Casals, el alcalde de Molins de Rei, ha sido el encargado de inaugurar el acto, con un discurso de marcado carácter electoral en el que ha hecho referencia a la “nueva convergencia” que ha definido como “regenerada, ni de derechas ni de izquierdas, más fuerte y libre”. Para finalizar, ha querido agradecer a Mas por dar “esperanza al país y permitir que la sociedad se expresase”, le ha asegurado que le seguirá a Ítaca y le ha pedido que les guíe hacia la independencia.


Artur Mas, apoyado por sus compañeros de partido y máximos dirigentes de CiU como Santi Vila, Irene Rigau, Josep Rull, Lluis Coromines y Francesc Homs, entre otros, ha empezado su ponencia haciendo una valoración de los principales acontecimientos políticos desde el 9N mientras se desplegaba un cartel que rezaba: 'Catalonia is not Spain’.


En este sentido ha señalado los acuerdos del mes de enero con ERC y las entidades soberanistas así como el preacuerdo de hoja de ruta para después de las elecciones, sin querer entrar a hacer valoraciones. También ha hablado, como no podía ser de otra manera, de las elecciones municipales y de la ruptura de la federación de CiU, donde ha remarcado que no ha habido ultimátum por parte de Convergència y ha repetido la idea de que no es un divorcio “a malas” pero que se trata de “un tema de fondo que no comparten” y que ha “sido doloroso”. Por último, ha destacado que la posición del Estado español no ha variado “ni un sólo milímetro” y que ha seguido “insistiendo en los recortes sistemáticos de la autonomía de Cataluña”.


Así pues, remarcando una vez más que el 9N no se puede borrar, sí ha reconocido que “el turbo de la ilusión” ha bajado pero que es su “obligación y responsabilidad" volver a “ponerlo arriba de todo” por “responsabilidad interna”. A partir de aquí, ha articulado un discurso basado en crear la máxima unidad desde la sociedad civil y ha hecho un llamamiento a las principales entidades soberanistas para que esto sea posible y les ha recordado “su importante papel”.


“La fuerza de la ilusión es como el viento de popa, tranquilo, pero que te ha de llevar a Ítaca”, ha recalcado. “Si no hay ese viento te quedas en medio o en el puerto de inicio”, ha añadido continuando con la metáfora. “Estamos en un momento que no podemos dejar escapar” y por ello ha vuelto a remarcar el carácter plebiscitario de las próximas elecciones.


“Hemos de construir el país en las urnas” y aunque ha admitido que es “un reto muy grande”, asegura que es la única fórmula civilizada y democrática de saber si hay una mayoría soberanista en Cataluña. Ha remarcado que las elecciones del 27 de septiembre tienen ese objetivo y que si convoca las elecciones es“para ganarlas”. Ha querido recordar también que tienen muchos enemigos poderosos y que como “les aterra” que gane el ‘Sí-Sí’, quieren rebajar ese carácter plebiscitario y que harán lo posible por impedirlo.


Mas ha asegurado que entiende que no todo es blanco ni negro y que hay matices en todas las respuestas pero ha remarcado que “los plebiscitos no entienden de matices porque sirven para arreglar las cosas de raíz” y que hay que “asumir uno de los dos riesgos: el de ir hacia adelante o el de quedarse como hasta ahora”. Aquí ha explicado que todo el mundo habla del riesgo de salir de España pero que nadie hace referencia al otro riesgo: el de quedarse y perder, cada vez más, “la autonomía y autogobierno”.


NUEVO EJE EN LA POLÍTICA CATALANA


Para el President de la Generalitat, otra de las consecuencias que ha traído el 9 de noviembre ha sido la aparición de un “nuevo eje en la política catalana”, que pone el acento “en la lucha de clases pero que no se posiciona claramente respecto a la soberanía”, haciendo referencia a nuevas fuerzas políticas como BcnEnComú y Sí Se Puede.


Ha advertido del riesgo que tiene para la política catalana ya que estos nuevos partidos “tienen muy poco que ver con el autogobierno, la soberanía y con la independencia”, por lo que no cuentan con los instrumentos necesarios para alcanzar lo que ha determinado como “la justicia social catalana”. Una justicia que ha afirmado no se podrá conseguir si se tiene que gestionar desde una “autonomía ahogada, amputada, reducida y recortada”.


Por tanto, ha afirmado que se tienen que unir para luchar por un “objetivo de país”.“El ‘Sí se puede’ se junta pero el mundo soberanista no” y ha pedido, una vez más, la máxima unidad de la sociedad civil. “Hay que hacer la unidad desde la sociedad porque un partido o una persona sola, no lo conseguirá”, ha sentenciado.


En este sentido, ha remarcado que le molesta que se hable de “la lista del President” y que preferiría que fuese la “lista con el President”, afirmación que ha levantado una gran oleada de aplausos. Así ha recordado que se puede contar con Convergència para todo lo que “necesite el país”.


EL MODELO DE PAÍS


Artur Mas ha hecho una detallada definición del tipo de país que busca, ese que consiga “la justicia social de Cataluña”. Para ello, ha ido nombrando diferentes países y sus virtudes y se ha preguntado por qué Cataluña no podría asimilarse a ellos.


En este sentido ha recalcado el poco paro con el cuentan Austria y Dinamarca, el sistema educativo de Finlandia, la formación profesional de Suiza y Baviera, las infraestructuras holandesas o el sistema universitario de Israel. De todos los países ha dicho que se parecen a Cataluña porque “no son grandes potencias económicas” pero que se diferencian porque “tienen capacidad de decisión propia”.


Ahora bien, ha remarcado que lo que sí comparten son “las ganas, los activos y la gente que cree en el futuro de su país”. Un país que ha calificado de posible y no de utópico pero recordando que sólo se puede construir desde el soberanismo porque no hay otra fuerza capaz de hacerlo.


Mas ha finalizado su discurso afirmando que se pone a disposición de Cataluña para conseguir crear la “máxima unidad con la sociedad civil ya que no se puede construir un estado, sin sentido de estado”. Al acabar, se ha desplegado una pancarta con su cara y un “gràcies President” y todos los dirigentes de CDC se han subido a acompañar a Artur Mas en el escenario vitoreados con más gritos de ‘Independencia’. 

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil