lunes, 11 de diciembre de 2017 23:34
Politica

Ximo Puig asegura que sólo es "rehén" de los ciudadanos y pide acabar con "la broma esta de la radicalidad"

|


ximopuig_1


El candidato socialista a la Presidencia de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado este jueves durante el pleno de investidura celebrado en las Corts que sólo se siente "rehén de los ciudadanos" y ha reclamado "un poco de serenidad y de tranquilidad" por parte del PP, a quien ha pedido poner fin a "la broma esta de la radicalidad" porque el Acord del Botànic "no está firmado por rojos peligrosos" sino por "gente normal". A su juicio, la radicalidad es la de "la persona que sale a la calle diciendo que van a llevar el catalanismo hasta Murcia".


Así se ha manifestado Puig durante su turno de réplica tras la intervención del portavoz 'popular', Alberto Fabra, en la que ha apuntado que el socialista es rehén de otros grupos parlamentarios. El socialista ha comenzado en esta ocasión su exposición agradeciendo en todo caso el "tono" de Fabra y ha pedido la "comprensión" de todo el grupo, que huyan de la confrontación y se ponga el interés general en primera línea.


El candidato socialista se ha dirigido a la bancada del PP para destacar que para él "merecen tanto respeto los votantes del PP como los de cualquier otro partido" y, por eso, será "presidente de todos los ciudadanos", y ha reconocido que eso "si que va a ser revolucionario porque aquí durante mucho tiempo se ha gobernado solo para una parte de la población, maniqueísmo total, de los buenos y malos valencianos". "Ya está bien", ha recalcado ante los aplausos de su grupo.


Puig ha citado una frase de la serie 'El ala oeste de la Casa Blanca' en la que la secretaria de Comunicación le dice al presidente de EEUU que "a veces también ganan los otros", y ha subrayado que ha habido en la Comunitat personas que "entran en las instituciones y creen que son suyas" y por ello "les han dado lo que les han dado" las urnas, demostrando que los ciudadanos "no quieren que las instituciones sean de unos cuantos".


En relación al hecho de que el PP no gobernará pese a ser el partido más votado, Puig ha instado a Fabra a preguntarle a la también diputada Rita Barberá "cuántos votos sacó cuando fue alcaldesa" y ha criticado que ahora quieran "cambiar las reglas", algo que "no es democracia, es otra cosa". Además, ha puesto como ejemplo Finlandia, un país con 5 millones de habitantes en el que su presidente gobierna con el mismo porcentaje de votos que el PSPV.


Ha reconocido que al suyo, como al resto de grupos, le gustaría haber tenido más votos, pero "los ciudadanos mandan" y había que ponerse de acuerdo, algo que el PP no ha logrado. A su juicio, no se trata de establecer un "cordón sanitario" para excluir a los 'populares', sino que "después de lo que ha pasado en la Comunitat, de todo lo que ha llovido, ¿algún partido podía sentarse con ustedes a gobernar". "Ha sido una gestión catastrófica y adosada permanentemente a la corrupción; son ustedes los que tienen que hacérselo mirar", ha reiterado.


SE ACABÓ EL "ORDENO Y MANDO" 


Puig ha advertido de que "la pluralidad ha venido para quedarse" y "eso del ordeno y mando se ha acabado", al tiempo que ha considerado "muy atrevido hablar de que los gobiernos con mayorías absolutas son más sólidos y coherentes" porque, tal y como ha pronosticado, la relación entre los miembros del futuro Consell "va a ser mejor que la que tuvieron ustedes en muchos momentos", ha espetado a los 'populares'.


"Yo no odio a nadie ni tengo rencor ni miro por el retrovisor, miro al futuro", ha aseverado Puig, que ha precisado que centrarse en el futuro no quita "saber dónde estamos y "decir la verdad sobre lo que ha pasado".


Puig ha apuntado que le hubiera gustado que Fabra hubiera sido "mucho más valiente" y ha recordado que le ofreció su colaboración para acabar con la corrupción en su grupo, pero él "prefirió mantener a los diputados corruptos hasta el final. "Usted, lo quiera o no, es el representante del partido que nos ha llevado a la ruina económica y social, que ha llevado al peor de los momentos a la Comunitat Valenciana", ha dicho.


"No me siento legitimado para dar ninguna lección a nadie pero seria muy importante que ustedes hicieran una reflexión seria" y abran "un espacio de regeneración porque los votantes de derechas necesitan un partido conservador limpio, fuerte y capaz de votar". Si no logra hacerlo, ha añadido, habrá otros "que puedan sustituirles". "Es muy importante que haya una buena oposición para que haya un buen gobierno", ha manifestado.


"DIFICULTADES DE PARTIDA" 


Puig ha cuestionado que Fabra haya afirmado que el PP deja al futuro Consell las cuentas públicas "estabilizadas" porque, según ha recalcado, el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, advirtió ayer de que "han incumplido sistemáticamente todo y que el nuevo gobierno tiene dificultades de partida".


Así, ha indicado que "no parece" que las cuentas estén estabilizadas y, respecto a las alusiones al origen socialista de la infrafinanciación de la Comunitat Valenciana, ha respondido a Fabra que el PP ha gobernado durante 20 años la región y en este periodo "la inmensa mayoría del tiempo" ha habido sistemas de financiación "vinculados al PP", como el "modelo Zaplana".


De igual modo, ha pedido al conjunto de la Cámara que se pueda levantar el veto en el Congreso para la discusión del Estatuto de Autonomía y ha considerado que, huyendo del "frentismo" con otras comunidades, hay que "defender el interés general de los valencianos".


Respecto a las críticas de Fabra a la ausencia de referencias al agua en su discurso, Puig ha censurado que este es un tema que "sacan a pasear cuando quieren conflicto" y se ha preguntado "dónde está el Ebro", para responder acto seguido: "Está donde estaba y han estado cuatro años gobernando aquí, en Aragón y en España y estaba donde está y donde estará". Así, ha instado a buscar "soluciones reales" y ha asegurado que el trasvase Tajo-Segura "se va a mantener".


"NO QUEREMOS POLÍTICAS DE TIERRA QUEMADA"


Tras reconocer que hay aspectos en materia económica "que están mejorando", aunque por cuestiones que no dependen de la acción del Ejecutivo valenciano, como las exportaciones, ha reconocido que se hay cosas que se han hecho bien: "Las cosas que se hayan hecho bien las vamos a continuar, no queremos políticas de tierra quemada".


Al respecto, le ha pedido que si él les escucha ellos también lo hagan y "dejen de pasear el rencor", en relación a Rita Barberá, que ha pedido poder hablar por alusiones aunque el presidente de las Corts, Francesc Colomer, ha rechazado la intervención al considerar que su nombre no ha sido citado y que un "por favor" no tiene reconocimiento en el reglamento de la Cámara como para poder asignarle un turno de palabra.


FABRA: "SÉ LO QUE ES GOBERNAR EN UNA SITUACIÓN DIFÍCIL" 


Por su parte, Fabra ha asegurado a Puig que no se va a "mover por el rencor" porque no quieren que las Corts "se convirtieran en lo que ha sufrido el PP estos cuatro años". "Sé lo que es gobernar en una situación difícil y usted tampoco lo tiene fácil y le pido que sea usted mismo y defienda los intereses de los valencianos por encima de cualquier interés partidista que le puedan poner encima de la mesa. Se lo digo como presidente de la Generalitat", ha aseverado.


"Se abre un nuevo tiempo y somos conscientes del papel que tenemos que presentar y lo vamos a hacer con dignidad, seriedad porque somos la fuerza más votada. No olvide que el partido más votado ha sido el PP porque así lo han decidido los ciudadanos y nos debemos a ellos. Haremos crítica constructiva y contundente. Le deseo lo mejor porque si lo hacen bien irá bien a la Comunitat. Nos tendrán vigilando. Desde el PP vamos a hacer lo posible para crear esperanza e ilusión, todos sumando esfuerzos", ha concluido

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil