miércoles, 13 de diciembre de 2017 19:48
Opinión

TRANSPARENCIA ANTE TODO

Roberto Laxe
Roberto Laxe

Hace unos días, como reflejaba el ABC, el ministro de finanzas griego, Yanis Varufakis, creía sin embargo que al final habría «fumata blanca» porque la carta que había enviado su gobierno la víspera era una suma de concesiones que iba más allá de lo que el gobierno populista de Syriza consideraba al inicio de la negociación.


«El Gobierno griego ha hecho un esfuerzo adicional, ha ido muy lejos y ahora esperamos que nuestros socios nos encuentren, no a mitad del camino, sino a una quinta parte del camino». En opinión de El Pais "Los socios europeos quieren, además, una subida del IVA, una reforma de las pensiones para endurecer las prejubilaciones y la seguridad de que Atenas no revocará las reformas laborales aprobadas durante el último lustro. Pese a que la oferta de Grecia se acerca -con matices- en todos esos ámbitos, Varoufakis explicó que las exigencias europeas “son esa clase de plan que presentas cuando no quieres llegar a un acuerdo”.


El contenido de esa carta que el gobierno griego envió a la UE es decisiva para saber el motivo de la convocatoria del referendo. Si el gobierno griego, como dicen los medios, habían aceptado partes fundamentales del plan de la UE, y solo quedaría el debate sobre la reestructuración de la deuda, el referendo no sería otra cosa que una maniobra para que el gobierno de Syriza tuviera un aval "democrático" para aplicar los recortes y la austeridad; porque la deuda no es el centro del problema.


Para la crisis capitalista la solución pasa por la reducción de lo que ellos llaman costes laborales, es decir, las condiciones de vida de los trabajadores/as y si el gobierno actual griego se compromete a no tocar las reformas laborales y a endurecer las condiciones para la jubilación, la deuda -que además es de un volumen que cualquier economista sensato sabe que no se puede pagar/cobrar- es a negociar.


El contenido de esa carta es decisiva para entender a fondo la propuesta; entonces, si el gobierno griego quiere tener el apoyo social de los trabajadores/as griegos y del resto de la UE, tiene que hacerla publica ya.


No es lo mismo ir a un referendo para avalar el contenido de una carta que supone mantener los recortes y las reformas laborales, aunque se reestructure la deuda; que a un referendo para rechazar el conjunto de esas políticas, incluida la deuda.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil