viernes, 18 de agosto de 2017 18:21
Portada

Una publicación bélica sobre una expedición a Roma en 1849 analiza "la temprana vocación" europea de España

|

El abogado sevillano Joaquín Mañes, afincado en La Palma del Condado (Huelva), ha sacado a la luz '1849. Soldados españoles en Italia' (editorial Magasé). Se trata de su séptimo libro, todos ellos de temática militar, en el que analiza la intervención militar española en Italia, concretamente en Roma, para restituir a Pío IX en la jefatura de los Estados Pontificios, de la que había sido expulsado por los revolucionarios de Garibaldi y Mazzini, una cuestión que refleja, a su juicio, "la temprana vocación" europea de España.


En declaraciones a Europa Press, este historiador por puro hobbie, asegura que se trata de "un hecho histórico curioso y, cuanto menos, desconocido, acaecido en 1849 cuando algo más de 8.000 soldados españoles estuvieron en Italia desde finales de mayo de ese año hasta principios del año siguiente, haciendo un esfuerzo logístico enorme".


Según remarca el propio autor, en el libro realiza una especie de análisis del que concluye que "en estos casi 170 años poco se ha avanzado en madurez política". En el mismo, destaca que, en la actualidad como entonces, "la oportunidad también es Europa", a lo que añade que con su expedición a Italia, "España quiso demostrar que también podía ser Europa, aunque ahora no se trata de un protagonismo propio dentro del concierto de las naciones sino de integración entre ellas". En este aspecto, Joaquín Mañes precisa que, "pese a esa tendencia integradora aún siguen apareciendo unas fuerzas desintegradoras".


Sobre España, este historiador ha manifestado que "siempre ha estado dividida en dos", por lo que mantiene que "lo que sucedió en 1849 mantiene su vigencia, ya que hoy día cualquier intervención en el exterior sigue concitando estériles peleas en el Congreso de los Diputados, a favor y en contra".


En este punto, asegura que se trata de "diferentes posturas sobre una retórica cada vez más pobre en contenido y vocabulario, criticada principalmente porque haya sido una idea o decisión del grupo político contrario".


En cuanto al relato histórico de la obra, destaca la expedición de algo más de 8.000 soldados españoles que estuvieron en Italia desde finales de mayo de 1849 hasta principios del año siguiente, como parte de la coalición de los países católicos de Europa que se convocaron en la conferencia de Gaeta para restituir a Pío IX en la jefatura de los Estados Pontificios, de la que había sido expulsado por los revolucionarios de Garibaldi y Mazzini.


Mañes subraya que "la estancia en Italia supuso una aventura para figuras como Fernando Fernández de Córdoba y Valcárcel, general en jefe de la expedición, y del político Francisco Martínez de la Rosa, como máximo representante de la diplomacia española en Gaeta, ciudad perteneciente al entonces Reino de Nápoles-Dos Sicilias, cuyo embajador español era el Duque de Rivas, literato de renombre".


"AÑOS CONVULSOS"


Pero claro, en aquellas fechas, a mediados del siglo XIX, Europa vivió "unos años convulsos" y sólo un año antes de la expedición, en 1848, se había producido "la primavera de los pueblos, una explosión revolucionaria que se extendió por todo el continente, reclamando libertad y democracia".


Según explica Mañes, la intervención en Italia fue, en el exterior, "la última gran aventura del Ejército español aunque sin caídos en combate" y con la misma, "España quiso jugar su papel en el escenario europeo como potencia de segundo orden y con vocación de nación neutral en todo ese 'maremágnum' continental que se había originado en 1848, pero terminó en un fracaso, algo crónico en su devenir histórico, que generó una vocación autodestructiva".


Por último, preguntado por el nicho de mercado de este tipo de obras, Joaquín Mañes asegura que cuenta con "un público fiel aunque minoritario", a lo que añade que los libros de historia militar en España, dependiendo de la temática, puede llegar al millar de lectores, excepto en el caso de la Segunda Guerra Mundial, a la que considera "un fenómeno aparte".

"Lo hago por pura satisfacción personal y por hobbie y mi única compensación es hacer amigos por todos lados y darme cuenta de la generosidad de la gente", concluye este abogado sevillano e historiador militar por pura vocación.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil