martes, 24 de octubre de 2017 04:21
Politica
UNA VERGÜENZA: CALLAR SOBRE SANIDAD

Campaña electoral sin hablar de sanidad

|


Sanidad


Alfons Quintà.- Por una vez, hay que estar agradecido al consejero de Salud, Boi Ruiz. Montó en TV3 un cínico ataque a un excelente informe relativo a 2015 de la Federación (española) para la Defensa de la Sanidad Pública, entidad profesional independiente. El informe dejaba en la sanidad pública catalana en el penúltimo lugar. Antes de Mas había sido de las cinco punteras.



Pero ni los últimos exabruptos de Ruiz han conseguido que un tema tan grave, y del que Mas es tan responsable, haya aparecido en la campaña. También ha dominado el silencio en la comunicación social, con modestas excepciones. A menudo, TV3 merece ser homologada con los medios del franquismo. Bajo aquella dictadura informaba del fin de huelgas de las que nunca se había informado. Ahora Ruiz denunció un informe del que los medios de la corte de Mas no habían dicho nada.

SERIE SOBRE SANIDAD INTERRUMPIDA


En el pasado mes de junio, tuve que interrumpir una serie que tenía por título genérico "Mas no parará la destrucción de la sanidad". Sólo pudieron salir los tres primeros artículos, que se encuentran fácilmente en Internet poniendo el título genérico y mi nombre. Tenía que publicar muchos más. Los escribiré enCatalunyaPress, iniciando así mi colaboración en este diario digital. Hablar sería llevar el debate electoral en un terreno donde el independentismo tiene mucho que perder. El papel de ERC es de vergüenza ajena y el de CDC inmoral.

El pasado junio, la situación era fatal. Escribí en el Diario de Girona y dije en mi colaboración en Radio Cuatro, que la Generalitat había ganado -espero que temporalmente- la guerra de destrucción sanitaria. Lo logró con la creación de una nueva organización, por supuesto privatizadora, de un centro hasta ahora público por antonomasia, el Hospital Clínic de Barcelona. Ha sido una regresión terrible, en la que el rector de la primera Universidad de Barcelona Dídac Ramírez y, por supuesto, el director del Clínic, Josep M. Piqué han asumido un papel muy nefasto. Con el gol del Clínic hay una gran puerta abierta a todas las privatizaciones.

EL TODOPODEROSO JAUME AUBÍA

En la cumbre de todo hay, como siempre, el hombre más poderoso de la sanidad con CDC, Jaume Aubía cabeza indiscutible del "sector de negocios sanitarios de CDC". Es miembro destacado de CDC y antiguo director general en el ministerio de sanidad del gobierno Aznar. Al servicio de CDC y en sanidad nunca ha habido ninguna persona capaz de concebir y aplicar el conjunto de operaciones destructoras y privatizadoras, como no sean Josep Prat y Jaume Aubía.

Durante todo su mandato Mas no se propuso nada tan importante (ni tan nefasto) como la destrucción de la sanidad pública. Era lo más brutal que se podía concebir. Pero osó y los partidos que decían estar en contra no han estado a la altura del reto, ni del daño que Mas quería causar y ha causado. ¿Como es que incluso ahora callan? Mas quiso, y en buena parte lo ha conseguido, literalmente cargarse el Estado del Bienestar. Ni más ni menos. Todo conjuga respecto a cómo actuó políticamente durante decenios la execrable Jordi Pujol. Había enriquecimientos familiares y personales, pero sobre todo reforzamiento del control político a través del dinero, obtenido como fuera. Ya no hay que distraerse.

PREMEDITACIÓN TOTAL EN LOS RECORTES


De este proceso ahora puedo precisar la premeditación, surgida y articulada bien antes de que Mas llegara al poder. En efecto, en el marco de un plan de destrucción de la sanidad pública, Mas decidió, meses antes de su primera elección como presidente, que designaría consejero de Salud al doctor Miquel Vilardell, persona honesta y simpatizante del PSC. Lo puedo decir con rotundidad, añadiendo que el secretismo y la oscuridad siempre han sido las formas de obrar de Mas y de CDC. ¿Ni esta constatación lleva a los partidos antagónicos a imponer un debate sanitario de verdad? ¿Para qué se necesitan campañas electorales?

Entonces Vilardell era presidente del COMB. Hacía de figura decorativa ya que todo el poder lo tenía Jaime Aubía, como vicepresidente y jefe del inmenso sector económico de aquella corporación.

VILARDELL USADO COMO CAMUFLAJE

Lo revelo con total conocimiento de causa, teniendo fuentes impecables, algunas cercanas al doctor Vilardell. Este vio que le habían montado una trampa, dado que ya le habían elegido los que debían ser los altos dirigentes de la conselleria. Por eso no aceptó ser consejero ni tampoco presentarse a la reelección como presidente del COMB. Sólo fue presidente del Consejo Asesor en Sanidad de Mas, donde también figuraba José Prat.

La destrucción sanitaria fue pensada y articulada a favor del "sector de negocios sanitarios de CDC", con participación directa de Prado y Aubía, los únicos capaces de articular una operación muy importante, tanto en dinero como en posibilidad de financiación política y en creación de un modelo social regresivo (por no decir de posible "maltusianismo social"), empeorador de la calidad de vida y también de la esperanza de vida, en particular de los estamentos populares, como ya expuse y más adelante reafirmaré.

PENSAR EN LA FIGURA DEL CONSORCIO CRIMINAL

Hay instituciones judiciales que se pueden haber planteado si estamos ante lo que en derecho positivo español recibe el nombre de "consorcio criminal". Puede ser un buen enfoque. Siempre he confiado en su tarea. En particular la del juez de Reus competente en el tema Innova, que revelé en el 2011, cuando nadie ni siquiera sospechaba aquel escándalo. He escrito bastante. Hace más de un año reproduje un gran auto judicial de aquel juez, relativo al caso Innova.

Los razonamientos anteriores -afirma el auto judicial- no sólo introducen indicios, como ya se ha dicho, de una falta grosera de control del dinero público por parte de los responsables del Ayuntamiento de Reus (Innova), sino que confirman, indiciariamente, que el modelo de gestión de Innova (Ayuntamiento de Reus) estaba diseñado para que no hubiese ningún tipo de control. Como se ve en esta pieza separada, de la misma manera que en la pieza principal de la causa, estamos ante un fallo sistémico que propiciaba, con evidente intención, que se contratase sin seguir ningún procedimiento y que se pagasen los trabajos sin fiscalizar su realización. En definitiva, se actuaba con evidente perjuicio de esos intereses públicos que se supone deben defender y respetar aquellos a quienes se les ha confiado la tarea de dirigir una administración pública".

Muy recientemente ha habido novedades, como la aparición en la TV, con ocasión del registro de la sede central de CDC, de Andreu Viloca, personaje clave y colaborador directo durante años de Jaume Aubía. Fue debido al tema de la presunta financiación de la Fundación de CDC por el clan Sumarroca.

APARICIÓN DEL TEMA SUMARROCA Y DEL COMB


Años antes, el 9 de diciembre de 2012 destapé un alboroto del COMB, donde apareció Andreu Viloca. Se puede encontrar poniendo "Nueva vieja-denuncia afectando el Colegio de Médicos" en Internet. Era como una película de miedo y de misterio. Expuse como el diario La Vanguardia, que nunca ha criticado los recortes sanitarios, hizo un papel clave en favor del COMB, a pesar de la gravedad de algunos hechos. Yo escribí:

"La denuncia del 2009 tiene siete páginas, con otros más de documentos anexos. En cuanto a la forma no se trató de un escrito habitual. En el inicio del texto habla de "una trama" y acusa al presidente de hecho del COMB, Jaume Aubia Marimon, de ser "el cerebro de la trama". Aubia es el hombre fuerte del COMB desde hace más de 30 años.

TREINTA AÑOS DE PODER DE AUBÍAS EN EL COMB

Los tres años pasados desde la denuncia inicial Enrique Vilella -escribía yo- declaró ante un Mosso d'Esquadra. Pese recordar el nombre del Mosso, las funciones de éste y haberlo solicitado, Vilella manifiesta que no ha podido encontrar sus propias declaraciones, ni las de otras personas que declararon, como, según el denunciante, Andreu Viloca, que era jefe de colegiaciones del COMB y ahora es responsable de finanzas de CDC, administrador general de la federación CiU y administrador de la Fundación CatDem. De Viloca su biografía oficial en CDC dice "ex directivo del COMB". Pero su nombre no aparece en el texto de la denuncia mientras que el denunciante ignora en condición de que Viloca declaró".

Como dato singular escribía y describía entonces algunas actuaciones pintorescas del COMB. Por ejemplo, escribía: "En el terreno de los asuntos, la tipificación de Aubía es fácil y definida. Pertenece al que recibió el nombre de la CDC de los negocios". Mantiene desde hace decenios una estrecha relación con Miquel Roca Junyent. Incluyó, o incluye, como mínimo en un negocio la "Miquel Roca Junyent Family Group". En la denuncia de 2009, se afirma que el bufete de abogados de Miquel Roca Junyent se habría abonado, por trabajos realizados, 600.000 euros, cerca de cien millones de las antiguas pesetas".

UNA VERGÜENZA: CALLAR SOBRE SANIDAD

¿Cómo es que todo esto no merezca ni una pincelada en el debate electoral? Hay más cosas. También publiqué que los recortes sanitarios estarían en la base de un incremento del 5,3 por ciento en la mortalidad en el 2012. Ningún diario lo reprodujo. Es muy serio y documentado, con datos oficiales indiscutibles. Desde entonces de mi artículo los datos han sido camuflados, al ser desagregados, a nivel comarcal. Los expuse con detalle y son espantosos: http://www.cronicaglobal.com/ca/notices/2013/12/gran-increment-de-la-mortalitat-a-catalunya-3051.php

Es una vergüenza que no se hable en la campaña. ¿Hay algo peor y más cruel que la prematura? ¿Cómo es que nunca se haya hablado en ningún debate del "sector de negocios sanitarios de CDC"? Además hay hechos recientes e importantes. Así, en la presunta financiación de CDC, vía Catdem, ha aparecido el financiero Higini Raventós, a través de Confide, así como Feliu Sucarrats de la Clínica Barceloneta. Son dos eminentes miembros del "sector de negocios sanitarios de CDC", del que he publicado mantas veces una lista más bien mínima. Figura el clan Sumarroca que tener un modestísimo laboratorio de análisis clínicos ha pasar a poseer "General Lab" (ahora Labco) el más grande de Cataluña, de España y quizás de toda Europa. Este sector de CDC es crucial en cuanto a fuerza económica. Nada va de calderilla ni nada está lejos del triste binomio "pelas y CDC". ¿Se le debe ignorar? Yo no lo creo.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil