sábado, 19 de agosto de 2017 14:57
Sociedad
CORSÉS Y FALDAS CORTAS

Un exjefe de la AVT atribuye a Betoret la orden de cambiar criterios de contratación

|

Jorge Guarro


El exjefe del servicio de Promoción de la Agencia Valenciana de Turisme (AVT) Jorge Guarro ha afirmado que el exjefe de la agencia Rafael Betoret era la "voz de los superiores" y quien les ordenó introducir cambios en los criterios de contratación para las ferias de turismo Fitur. Estas modificaciones consistían en disminuir los criterios económicos y aumentar los subjetivos, tales como el diseño.



Guarro se enfrenta a una pena de siete de siete años de prisión -según reclama Fiscalía- por presuntos delitos de prevaricación y malversación en la pieza 3 del caso Gürtel, relativa a supuestas irregularidades en contrataciones de la feria Fitur entre los años 2005 y 2009, y en la que hay 13 acusados, entre otros, las exconselleras de Turisme Milagrosa Martínez y Angélica Such.


El imputado comenzó a trabajar en la AVT en 1995 como técnico de producción, hasta que en 2002 asumió el cargo de jefe de Promoción. Actualmente trabaja en la agencia como jefe de Unidad de Asistencia Técnica. Entre 2004 y 2009 se encargaba de realizar los pliegos y de iniciar los expedientes de contratación de Fitur junto a otra imputada, Ana Grau -coordinadora de ferias-. Ha señalado que no comenzaban estos expedientes hasta que no se lo ordenaba un "órgano superior", y su trabajo tenía que pasar por "muchos cargos" hasta que finalmente la consellera daba el visto bueno.


A este respecto, ha indicado que tanto él como Grau "únicamente" se encargaban de la parte técnica, pero no de la jurídica y económica, puesto que no tenían "ni idea". Por encima de ellos se encontraba el jefe del área de Mercados, Isaac Vidal, quien daba el visto bueno a los pliegos y era su superior jerárquico.


Así, ha dicho que recibía órdenes directas o indirectas para efectuar expedientes de contratación de Fitur o bien a través de Vidal, o a través del entonces jefe de gabinete de la AVT Rafael Betoret. A pesar de estas órdenes, ha dicho que tenían autonomía para estudiar los criterios y preguntar si hubieran visto algo "escandaloso". "Y no vimos absolutamente nada de las instrucciones que nos daban... Pensábamos que los cambios de criterio formaban parte de la nueva política de la nueva conselleria y de la nueva dirección", ha apostillado.


En concreto, sobre el papel de Betoret, ha señalado que era la "voz de los superiores" y quien les dio nuevas instrucciones para los criterios de contratación a partir de Fitur 2005. Inicialmente, según ha comentado, quiso rebajar los criterios económicos a 5 puntos, aunque finalmente quedaron en 15 -anteriormente eran 50-. Así mismo, les indicó que había que primar los elementos subjetivos, tales como el diseño. Esta importancia en el diseño ha afirmado que no les extrañó.


CORSÉS Y FALDAS CORTAS 


Guarro ha explicado que esta "importancia" en el diseño puede deberse a que en Fitur de 2004 el stand de la Comunitat Valenciana fue "inadecuado" y "muy criticado". "Eran unos andamios de obra, chicas con corsés negros y faldas cortitas. Por ese motivo digo yo que el diseño había llegado a unas cosas que decías...", ha apostillado.


Interpelado por qué un cambio así, tan "importante", no tuvo ningún reflejo por escrito ni ninguna justificación, Guarro ha señalado: "No se lo puedo decir...", y ha agregado que "puede" que no fuese normal que se actuase de esta manera.


Por otro lado, Guarro también atribuye a Betoret la autorización de unos gastos extras facturados por Orange Market y del cambio de ubicación del almuerzo de Fitur 2005. Respecto al primer asunto, ha explicado que las facturas las abonaba su departamento pero ha apuntado que venían "con la conformidad de Betoret" y con el presupuestos autorizado por la subsecretaria, que en ese momento era Isabel Villalonga.


En cuanto al almuerzo, Guarro ha indicado que intervino en la reserva del lugar porque se lo pidió Betoret, así como en las anulaciones y en la búsqueda de nuevos espacios. Preguntado por qué se pagaron a Orange servicios de intermediación por este almuerzo, cuando no había hecho nada, ha señalado que lo desconoce: "Yo cumplí órdenes de Betoret, que fue quien también dijo que los trabajos se habían realizado y eran correctos", ha dicho.


Pese a todo, el imputado ha afirmado que "no se hacía nada que no estuviera finalmente validado por el subsecretario o el director de la agencia". "Luego -ha agregado- la consellera firma los expedientes porque lleva el visto bueno de estos altos funcionarios, o eso es lo que yo tengo entendido", ha dicho.


"EL TAMAÑO NO IMPORTA" 


Por otro lado, se le ha preguntado a Guarro por la experiencia técnica de Orange Market, requisito imprescindible para ser adjudicataria de las ferias de Fitur. En su expediente constaba un trabajo de un stand para la Cámara de Comercio por 50.000 euros. El imputado ha señalado que en su opinión, esto es suficiente para admitir el requisito: "Si puede hacer un stand de 50.000 euros, ¿por qué no lo va a poder hacer de un millón?" -en referencia al millón de euros que costaba Fitur-. "El tamaño en estos casos no importa, porque la técnica es la misma", ha destacado.


Así mismo, en otro momento del interrogatorio se le ha interpelado por unos correos que intercambiaron el diseñador de Orange Market y Betoret y Grau con los planos de Fitur pese a que el concurso no estaba adjudicado. Al respecto, ha afirmado: "La distribución del pabellón no dependía del servicio de Promoción, sino de reuniones a nivel político", al tiempo que ha aseverado desconocer estos correos. También ha dicho que la distribución y la ubicación de espacios "la tiene que hacer la AVT". Sobre los planos, ha aseverado que los tenía "mucha más gente" que la que trabajaba en su departamento.


Guarro, quien ha afirmado que conoció a Álvaro Pérez, conocido como 'El Bigotes', en Fitur porque su estética "es inconfundible", preguntado por si conocía las advertencias de la Sindicatura de Cuentas en cuanto a irregularidades detectadas en las contrataciones de Fitur, ha respondido que las desconocía y ha agregado que "la fiscalización la hacían otros departamentos". "Son los superiores los que nos tienen que advertir de irregularidades, si las hay. Si firman los informes, es que son legales", ha apostillado.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil