viernes, 20 de octubre de 2017 21:55
Opinión

EL INSUMISO

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Al hablar de insumisión, me viene a la memoria que el antecedente de ésta fue el movimiento de objetores de conciencia que tuvo lugar en los últimos tiempos del franquismo. Movimiento que pretendía el reconocimiento legal del derecho a no prestar el servicio militar por motivos de conciencia. Los objetores, que así se conocían, se negaban a incorporarse al ejército, lo que se traducía en un procesamiento de éstos y muchos de ellos terminaban en prisiones militares. Después sucedieron muchas otras cosas, pero no entraremos en detalles, porque no es el objeto de este artículo.


Un 9 de marzo del 2001, en el Congreso de los Diputados, en una intervención del ministro de Defensa, éste pronunció la siguiente frase: “Señoras y señores se acabó la mili”. El autor no era otro que el eufórico Federico Trillo, aquel que, encontrándose en El Salvador, dijo “¡Viva Honduras!”.


Después de esto, casi no se ha oído mucho la palabra insumiso, hasta hace poco por algunos miembros del gobierno de Mas…. Hace dos días, el titular de Sanidad, Boi Ruiz, el que se ha cargado la sanidad pública catalana, decía que si el gobierno central aprobaba la venta de los cigarrillos electrónicos en las farmacias el sugería “hacer una insumisión de farmacéuticos”, vamos, que se hicieran insumisos


No sé lo que pensarían los aludidos, pero ¿qué le parece Conseller que los farmacéuticos se hicieran insumisos con la Generalitat y no dispensaran los medicamentos porque ustedes les adeudan doscientos y pico de millones? Lo que sucede es que las personas de este sector son mucho más garantes que ustedes y saben el valor que tienen sus productos para la salud de la ciudadanía. Son mucho más responsables que usted. Todo no vale, aunque sea en campaña electoral.


Cada día alucino más con los ejemplos que nos están dando nuestros gobernantes. Si cualquier día, a uno de nosotros se nos ocurriera volvernos insumisos de impuestos, sanciones y otra cosas, la que nos caería encima sería de madre y señor mío.


"Todos somos iguales ante la ley, pero no ante los encargados de aplicarla", decia Stanislaw Jerzy Lec, ¿verdad, Don Boi? 

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil