viernes, 20 de octubre de 2017 03:47
Sociedad

El refugiado sirio y dos de sus hijos ya descansan en Getafe: "Esto es como andar por el cielo"

|



El refugiado sirio Osama Abdul Mohsen y dos de sus hijos han llegado esta medianoche a la estación de Atocha de Madrid después de completar un periplo de más de dos semanas desde Turquía y un año en total desde que decidieron abandonar su país natal, huyendo del terror tanto del presidente Bashar al Assad como del Estado Islámico. "Estoy feliz, muy feliz", ha dicho, "esto es como andar por el cielo".


En la frontera entre Serbia y Hungría, Abdul Mohsen y su hijo de siete años sufrieron un incidente que dio la vuelta al mundo. Varias cámaras captaron cómo la periodista húngara Petra Laszlo los zancadilleaba cuando conseguían pasar el control policial antes de proseguir su huida hacia Alemania.


En el país germano, Abdul Mohsen se reencontró con su hijo de 18 años, que había salido de Siria previamente y había llegado a Europa a través de Italia. Ahora, tras completar en tren el viaje desde Munich a Madrid, a los tres se les abre una oportunidad de instalarse en España gracias a la mediación de organismos como la Escuela Oficial de Entrenadores de Fútbol y Fútbol Sala (Cenafe) y del Ayuntamiento de Getafe.


Abdul Mohsen -- que cursó estudios superiores-- fue entrenador de Al-Fotuwa, de la primera división en Siria. Su intención es poder iniciar una nueva vida en Getafe y para ello sueña con reunir en España al resto de su familia, ya que su mujer y otros dos de sus hijos continúan en Turquía. "Empieza una nueva vida para mí y espero entrenar pronto", ha explicado a la prensa mientras que su hijo menor, visiblemente cansado y también extrañado por la expectación mediática, reconocía su pasión por el fútbol y en particular por un jugador. "Cristiano", decía sonriendo a los micrófonos de los periodistas.


En su integración en Getafe se seguirá volcando Cenafe, cuyo presidente, Miguel Ángel Galán, se encontraba exultante de felicidad en el recibimiento de Abdul Mohsen y sus hijos. También esperaban a los refugiados sirios una delegación del Ayuntamiento de Getafe encabeza por su alcaldesa, Sara Hernández.


La pasada noche, aprovechando una parada para cambiar de tren en la estación de Sants de Barcelona, Abdul Mohsen atendió a la prensa para agradecer la ayuda prestada y repetir que estaba muy feliz por su llegada a España. "Os amo a todos. Gracias por todo. Gracias España", aseguró en la Ciudad Condal junto a sus hijos y un miembro de Cenafe que les ha acompañado durante su viaje desde Munich, con escalas en París y Barcelona.


Ya en Madrid, y ante una gran expectación de medios de comunicación nacionales e internacionales, Abdul Mohsen volvió a repetir el agradecimiento: "Gracias Madrid, gracias España". Un feliz final a un viaje repleto de contratiempos y en el que vio peligrar su vida y la de su hijo, según ha reconocido, pero que desde este jueves tratarán de dejar atrás para abrir una nueva etapa en su casa de Getafe. Prueba de ello es que no han querido hablar del incidente con la periodista que les zancadilleó en la frontera húngara.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil